En la primera parte de esta columna se abordó el tema de la innovación como vía para impulsar la agricultura en el estado de Aguascalientes y las innovaciones que se han llevado a cabo en dicha entidad, colocándola con un potencial enorme ante los desafíos existentes.

Hoy destacaremos ese potencial, específicamente con el cultivo de espárrago

El espárrago es considerado como un cultivo de alto valor, básicamente por sus altos precios de venta (las ventas al exterior del espárrago mexicano consiguieron divisas por 195 millones de dólares en el 2014) y la amplia demanda de mano de obra, el cual se produce en regiones muy específicas de México siendo Sonora el mayor productor con 65.9% de la producción total de acuerdo a cifras preliminares del 2015 (SIAP).

La planta requiere tecnología de irrigación especializada a través de sistemas de riego por goteo debido a la baja demanda de agua del cultivo; tiene altas barreras de entrada pues la inversión que se requiere en el primer año de establecimiento oscila los 150,000 pesos por hectárea.

En el 2015 un grupo de productores decidieron establecer las primeras 40 hectáreas ubicadas en los municipios de Pabellón de Arteaga, Rincón de Romos y Tepezalá dentro del distrito de riego con un contrato de comercialización a través de una empresa del Estado de México a un precio de 21 dólares por caja de 30 lb.

Hoy se empiezan a ver resultados de dicho esfuerzo al cosecharse las primeras hectáreas rebasando por mucho las expectativas iniciales de producción; abriendo con ello una ventana de oportunidad para productores locales de incursionar en este tipo de cultivos.

Poco más de la mitad del espárrago mexicano se genera en el primer trimestre del año; es decir, que el reto siguiente para Aguascalientes es lograr una producción mayor en los meses de junio a noviembre donde sin duda se podrán alcanzar precios de venta de hasta 50 dólares por caja de 30 lb; esto será posible con el trabajo conjunto de instituciones de investigación, dependencias gubernamentales y empresas comprometidas con el desarrollo del campo mexicano.

Las oportunidades de negocio que se vislumbran en la entidad son las de hacer sinergia con empresas comercializadoras tanto del estado de México como en el estado de Sonora que permitan desarrollar esquemas de desarrollo de proveedores exitosos.

La estrategia de FIRA (Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura), como parte de la Banca de Desarrollo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico, considera que la debida coordinación con los programas de la Sagarpa, direccionando la oferta de apoyos tecnológicos y programas especiales, permitirá incorporar a más productores a una agricultura por contrato, incrementar la calidad de vida de los habitantes del medio rural y sobretodo permitir una mayor inclusión financiera, logrando así el impulso a la agricultura en Aguascalientes.

*Cupertino Gerón Díaz y Olga Trinidad Mejía, son el residente estatal y la promotora de FIRA en Aguascalientes, respectivamente.

[email protected]