En esta segunda entrega continuaré con el análisis de la papa destinada a la industria, en donde las compañías procesadoras, que son las principales compradoras de papa en el país, establecen contratos previos con los productores para asegurar el abastecimiento de la materia prima; a través de este mecanismo, los productores reciben financiamiento, asesoría técnica sobre el proceso de producción, mejores condiciones de venta y, sobre todo, una colocación asegurada de su producción

Un reporte del CIP/FAO registra que el uso mundial de la papa está trasladando el mercado de papas frescas y como alimento para ganado hacia los productos procesados, tales como papas fritas (hojuelas), papas prefritas (a la francesa) y papas congeladas y deshidratadas.

El procesamiento de la papa es el sector de más rápido crecimiento dentro de la economía mundial de este tubérculo, una tendencia que puede ser vista en países tales como Argentina, China, Colombia y Egipto.

En el 2014, el sector agroalimentario en México representó 8.1% del total de la economía de México, con una participación de 11,345,640.00 millones de pesos, de los cuales, 39% correspondió al sector primario y 61% a la agroindustria.

En ese mismo año, el volumen de producción de papa a nivel nacional fue de 1,678.8 miles de toneladas, con un valor de 11,983.6 millones de pesos.

Los principales estados productores en orden de importancia son Sonora, Sinaloa, Veracruz, Puebla, Estado de México y Nuevo León.

Sobre la producción nacional, 56% se consume en fresco, 15% es para semilla y 29% se destina a la industria a través de convenios de comercialización con dos grandes empresas internacionales, como Barcel, de Grupo Bimbo, y Sabritas, de Grupo Pepsico, que concentran 70% del total de las ventas en México.

En el caso de FIRA, como parte integrante de la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP, participa en el financiamiento a la actividad primaria y junto con la banca comercial apoyan principalmente en el norte y noroeste del país 40% de la superficie sembrada del cultivo de papa comercial.

También se propicia el desarrollo de productores a través de los financiamientos y apoyos para la adquisición e instalación de sistemas de riegos presurizados para incrementar calidad y rendimiento de la papa; hoy por hoy, 85% de la superficie sembrada de papa comercial en el país cuenta con riego tecnificado.

Es de suma importancia destacar que FIRA cuenta con financiamiento y apoyos para la agroindustria que agreguen valor a la producción primaria.

Los créditos pueden ser orientados a capitales de trabajo y refaccionarios para nuevas plantas e incrementos de capacidades instaladas de las empresas que coadyuven en mejoras tecnológicas.

También se cuenta con créditos y apoyos para proyectos de bioenergía que ayuden a hacer más eficientes en el uso de energías alternas que sean amigables con el medio ambiente y no contaminen, tales como establecimiento de paneles solares y energía eólica.

*Luis Dionisio Espinoza Quintero es el agente de FIRA en Los Mochis.

[email protected]