En los estados productores de papa del noroeste y norte del país, sus productores año con año incursionan e incrementan la superficie de este cultivo empleando riego tecnificado y el uso de fertilizantes orgánicos.

Ayer, en la primera parte de este artículo, comenté las ventajas competitivas de la red papa en México. En esta segunda parte expondré el impulso que se le da a esta hortaliza por parte de instituciones y dependencias de gobierno, así como por las organizaciones de productores

En los estados productores de papa del noroeste y norte del país, sus productores año con año incursionan e incrementan la superficie de este cultivo empleando riego tecnificado y el uso de fertilizantes orgánicos. Actualmente, 80% de la superficie nacional sembrada cuenta con sistemas de riego presurizados que apuntalan una cultura del cuidado del vital líquido y que además les permiten incrementar los rendimientos y la calidad del producto. En ese sentido, instituciones de la banca de desarrollo, como es el caso de FIRA, son un factor determinante para impulsar los créditos refaccionarios a mediano y largo plazo para la adquisición de maquinaria y equipo, que de la mano con los programas de la Sagarpa, hacen una realidad la tecnificación del riego en el país.

La participación de FIRA en el financiamiento a la actividad primaria de la superficie sembrada del cultivo de papa comercial en el norte y noroeste del país, apoyada por los intermediarios financieros bancarios y no bancarios, destaca por su porcentaje de contribución en aproximadamente 40 por ciento. Actualmente, los costos de cultivo de papa otoño-invierno 2015-2016 se encuentran liberados a la banca, y la cuota de financiamiento por hectárea es de 87,000 pesos.

Igualmente, la presencia y trabajo conjunto con las organizaciones de productores, como la Confederación Nacional de Productores de Papa de la República Mexicana (Conpapa), permiten una coordinación laboral armónica con las estrategias. Esto sucede en los casos que buscan generar un marco normativo que propicie certidumbre a todos los eslabones de la cadena, declarando más zonas libres y protegidas para la producción de semilla de papa. Ello permite incursionar en la industrialización de la papa a fin de disminuir las importaciones y contar con un programa de producción de semilla que reduzca la dependencia de semilla importada en beneficio de los agremiados.

Dicho sea de paso, uno de los grandes logros de la Conpapa en el 2014 fue haber obtenido, después de 12 años de litigio, que el juez séptimo de Distrito, con sede en Los Mochis, Sinaloa, dictaminara una suspensión definitiva en favor de los productores nacionales de papa, ante la intención de abrir de manera unilateral y sin control sanitario el mercado de las importaciones provenientes de Estados Unidos. Lo anterior, representaba, según la Conpapa, un riesgo fitosanitario debido a que existen plagas cuarentenarias reportadas en Estados Unidos que no existen en México y que podrían vulnerar esta importante actividad económica.

*Luis Dionisio Espinoza Quintero es agente de FIRA en Los Mochis, Sinaloa. Las opiniones aquí expresadas son exclusivamente del autor y no necesariamente coinciden con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]