La papa es una de las principales hortalizas que se producen en México y su cultivo es uno de los más importantes, sólo superado por maíz, fríjol, trigo y arroz, en el renglón alimenticio, económico y social para 77,800 familias del campo en nuestro país, para quienes constituye su fuente principal de empleo

De acuerdo con cifras de la Confederación Nacional de Productores de Papa (Conpapa), en nuestro país se dedican a la producción de este cultivo 8,700 productores, además de que se generan alrededor de 17,500 empleos directos, 51, 600 empleos indirectos y 6.9 millones de jornales/año.

Asimismo, la misma confederación, que basa sus estadísticas con datos SIAP, FAOSTAT, SE-SIAVI, FAO y SAGARPA, indica que en el 2013 se produjeron en México 1.6 millones de toneladas en aproximadamente 60,800 hectáreas cosechadas, generando un valor estimado de 10,700 millones de pesos, ocupando el séptimo lugar en valor comercial del producto a nivel nacional. De la producción nacional, 56% se consume en fresco, 15% para semilla, y 29% se destina a la industria a través de convenios de comercialización con grandes empresas dedicadas a las frituras. El consumo per cápita oscila en 17.32 kilogramos/habitante/año. Los principales estados productores están en orden de importancia: Sonora, Sinaloa, Veracruz, Puebla, Estado de México y Nuevo León.

Una de las virtudes que observa esta hortaliza es que en una hectárea de papa puede rendir la misma cantidad de alimento que 2-4 hectáreas de granos, además de producir el doble de proteínas por hectárea que el trigo. También proporciona alimento nutritivo, más rápidamente en menos tierra y en climas más adversos que ningún otro cultivo. A medida que la población crezca y el clima cambie, las necesidades mundiales de agua pasarán a ser una preocupación prioritaria y la papa produce más alimento por unidad de agua que cualquier otro cultivo.

En México existe un enorme potencial de crecimiento considerando mejoras en variedades, manejo de campo, sistemas de riego, fertilización y combate de plagas y enfermedades, con lo cual se podría producir tres veces más de lo que se produce actualmente, sin embargo, por ser un producto regido por la oferta y la demanda en México, sólo se produce lo que el mercado nacional requiere.

Dadas las ventajas competitivas de la papa en comparación con otros cultivos, hoy en día es necesario impulsar nuevas alternativas tecnológicas de producción, con un enfoque de cuidado al medio ambiente, a la rentabilidad y adecuado manejo del cultivo a través del uso racional de agua, mediante su tecnificación, del uso eficiente de fertilizantes y agroquímicos, que permitan abatir los costos de producción.

El día de mañana expondré la importancia que tienen instituciones de la banca de desarrollo en apoyo a esta actividad económica.

*Luis Dionisio Espinoza Quintero, es agente de FIRA en Los Mochis, Sinaloa, las opiniones aquí expresadas son exclusivamente del autor y no necesariamente coinciden con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]