En el contexto de la crisis que enfrenta el mundo, lo que avivará el proteccionismo, lo relativo a EU se cuece aparte dada la cercanía electoral y los retos de Donald Trump para reelegirse.

En ese marco la industria siderúrgica mexicana aún se siente amenazada y no se descarta que en algunas fracciones se pueda aplicar la sección 232, más allá de los acuerdos que en su momento logró el subsecretario Jesús Seade. El mayor riesgo se ve en las exportaciones de varillas y perfiles. Dada la recesión es probable que algunos fabricantes se hayan sumado con más bríos a exportar, lo que podría motivar recelos de la industria estadounidense muy cercana a Trump. Alguien tendría que supervisar cierto control para ceñirse al esquema de comercio administrado que ya impuso EU, para que México no sea sancionado.

Tocaría al área del subsecretario Ernesto Acevedo enarbolar ese esfuerzo, pero le platicaba que el funcionario no está de acuerdo con ese mecanismo, y los industriales al ponerse de acuerdo correrían el riesgo de ser sancionados por Cofece de Alejandra Palacios.

A fuerza de ser sinceros ya hay avances para cumplir con la petición del USTR de Robert Lighthizer en lo que se refiere a la puesta en marcha de un sistema de avisos automáticos. Hay mesas de trabajo de las empresas para cumplir en lo relativo a dos grupos de tubería, plancha y palanquilla.

La intención es reunir toda la información de las exportaciones históricas e incluso en lo que hace a clientes, para que si estos exportan a EU, también se contabilicen.

La supervisión está en la dirección de Comercio Exterior que lleva Juan Díaz Mazadiego, por cierto con grandes limitaciones en su soporte informático por la austeridad.

La modalidad de control para la industria siderúrgica ya inició y el gobierno poco pudo hacer para impedirlo, máxime el riesgo de sumar más productos frente al amague de la 232.

Así que en acero el libre comercio brilla por su ausencia.

Rubro minero huérfano en Economía y zozobra

Casi de bote pronto la industria reprobó la desaparición de la subsecretaría de Minas y la salida de Francisco Quiroga. Aunque el movimiento estaba en el escenario, se esperaba para diciembre, por lo que hubo sorpresa incluso del funcionario al reunirse con miembros de la Camimex que preside Fernando Alanís. El punto es que ese rubro está huérfano en su interlocución con el gobierno. Se habla de que pronto un asesor cercano a Graciela Márquez asumirá como contacto. Lo cierto es que quizá en una semana toda el área se sumará a la subsecretaría de Industria de Ernesto Acevedo. Ya se está en la entrega-recepción. Queda por ver el derrotero de varias direcciones: Desarrollo Minero de José Jabalera, Minas de Eduardo Flores Magón, Fifomi de José Alfredo Tijerina, Servicio Geológico Mexicano de Flor de María Harp y el Fondo Minero que lleva María del Socorro Gómez Leyja. Obvio incertidumbre.

Optimista Paquete Económico 2021 de SHCP

Si el presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado que la recuperación será rápida, ayer 8 de septiembre, en el Paquete Económico que presentó la SHCP de Arturo Herrera se validó el discurso con un escenario optimista. El PIB crecería 4.6% en 2021, muy por arriba del 3.2% que promedian los analistas. Hasta se habla de mejora si la pandemia se controla. Se apuesta al T-MEC y se demerita la falta de confianza que prevalece y que se cristaliza con 17 meses consecutivos de caída de la inversión. También se sobredimensiona el avance de los ingresos públicos con un saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público del 53.7% del PIB cuando en julio llegó al 51.9% porque el producto se achicó. Igual se ve forzado llegar a un superávit cero, máxime la problemática de Pemex. Obvio no hay ningún plan de apoyo a la economía, lo que nubla el regreso. Así que desde ahora plan desfasado.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.