De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en el 2014 la producción mundial de aceites fue de 172 millones de toneladas, de los cuales el aceite de palma contribuyó con 62 millones de tonelada debido a su productividad por hectárea, seguido por el aceite de soya con 47 millones de toneladas

Los principales países productores de aceite de palma son Indonesia (46.1%) y Malasia (39.4%) que en conjunto aportan 85% de la producción mundial. México, por su parte, se ubica en el lugar 19 con 0.22%, 135 mil toneladas de aceite de palma obtenidos de las 678,000 toneladas de racimos de fruta fresca que se producen en las 50,867 hectáreas que actualmente se encuentran en producción. Con este volumen se cubre tan sólo 20% del consumo nacional, es decir se importa 80%, motivo por el cual existe un potencial de mercado para este producto.

El cultivo de la palma de aceite se desarrolla en el sureste mexicano en los siguientes estados productores: Chiapas (67%), Tabasco (20%), Veracruz (9%) y Campeche (4%).

Para el caso del estado de Chiapas, el cultivo ha mostrado un incremento muy importante en los últimos años, pues, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), de las 19,290 has sembradas en el 2008, se incrementaron a 43,205 has para el 2014.

En este incremento de la superficie, Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) desempeñó un papel muy importante con financiamiento y apoyos del Programa Estratégico Trópico Húmedo (actualmente sur–sureste) de la Sagarpa al ser instancia ejecutora de dicho programa. Esto de manera coordinada con el gobierno estatal de Chiapas, quien aportó las plantas.

El cultivo, además de contribuir a sustituir las importaciones de aceite de palma, ha permitido generar desarrollo en zonas de alta marginación de Chiapas por la generación de empleos y cosechas durante todo el año.

Actualmente el sector atraviesa una situación de bajos precios con motivo del precio internacional del aceite crudo en el mercado internacional que en el mes de julio fue en promedio de 671 dólares/tonelada, cuando en el 2011 se alcanzaron precios de 1,300 dólares por tonelada.

Estos bajos precios son consecuencia de dos factores: cosechas récord de soya que han provocado la caída del precio del aceite de soya y los bajos precios del petróleo, pues debemos tomar en cuenta que en otros países como India, Malasia o Colombia el aceite de palma se usa también para producir biodiesel.

Ante esta situación de precios bajos en el mercado y la superficie con la que cuenta el estado de Chiapas, FIRA contribuye al fortalecimiento de la red de valor con productos y servicios que comentaremos en nuestra siguiente aportación.

*Bernaldino Perdomo Gregorio es promotor de la Agencia Tapachula de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]