De acuerdo con las proyecciones del Consejo Nacional de Población, para el 2020 la población de nuestro país se estima que será de 131 millones de mexicanos, lo cual implica adoptar alternativas productivas de alimentos acordes al poder adquisitivo de la población, a la accesibilidad de los mismos y a las tradiciones alimentarias de nuestro pueblo

En este sentido, el huevo ha ocupado una posición preponderante en la dieta diaria que lo consolida como la fuente de proteína de origen animal más importante para el mexicano, de tal forma que su consumo es generalizado y está en creciente demanda.

El desarrollo de esta línea de producción es de suma importancia para el país, donde se requiere la participación activa del aparato gubernamental, los empresarios y las organizaciones de productores a fin de satisfacer el consumo interno de huevo a precios competitivos y que, a su vez, permitan la sustentabilidad de las empresas para ofertar este producto a la población de tal forma que no falte dentro de su alimentación.

La avicultura ha permanecido como la actividad que ha tenido mayor participación porcentual en la producción pecuaria nacional, llegando a representar 63%, y en ésta la participación de la producción de huevo aportó 27.9 por ciento. Esta participación hace que la producción de huevo sea fundamental en la alimentación en México, la cual ha venido evolucionando a lo largo del tiempo hasta consolidarse como una línea pecuaria de gran importancia.

La avicultura constituye la principal actividad pecuaria transformadora de proteína vegetal a proteína animal. Esta actividad no se exime de mantener una dinámica de crecimiento constante, de tal forma que ha reaccionado acorde al incremento en las preferencias del consumidor final por el huevo para plato, posicionándose como un alimento económico y de alta disponibilidad para la población.

En el 2012, la avicultura en términos generales, tanto de huevo para plato como de carne, aportó 0.77% del PIB total del país; 19.7% del PIB agropecuario, y exclusivamente del PIB pecuario, 40.9%, porcentajes que destacan la importancia que representa la avicultura como actividad con alta participación en el abasto de productos pecuarios consumidos, ya que durante el año de referencia aportó 63% de dicha necesidad.

Resulta importante mencionar que dentro de la producción pecuaria, la avicultura representó, en el 2013, 38% del total de personas empleadas para este sector, que fue del orden de 1 millón 188,000 empleos; el resto se orientó a la producción avícola de carne.

El día de mañana comentaré algunos datos cuantitativos de esta actividad, que es considerada como estratégica para el país, tanto en el ámbito alimentario como en el económico.

*Carlos Rubio Bezies es promotor de FIRA en la Agencia Veracruz. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]