El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) estima que la producción mundial de sorgo 2016/2017 será de 65.24 millones de toneladas, ocupando el quinto lugar mundial de acuerdo con su producción y superficie cosechada.

México se ha mantenido en el segundo lugar como país productor del grano desde el ciclo 2010-11, después de Estados Unidos.

En nuestro país el sorgo es una fuente de alimentación muy importante para el ganado porcino y las aves en términos de producción de carne y huevo.

Por su costo de producción, el grano es competitivo con respecto al maíz.

Los principales estados productores de sorgo en México durante el ciclo otoño-invierno son Tamaulipas y Sinaloa, junio es cuando se obtiene la mayor parte de la producción durante dicho periodo. En tanto, Guanajuato y Michoacán son las principales entidades productoras durante el ciclo primavera-verano, cosechando la mayor parte de su producción durante el mes de noviembre.

En el 2014 se alcanzó un nivel máximo histórico de producción nacional de 8.4 millones de toneladas, lo que representó un crecimiento de 33.1% respecto de los 6.3 millones de toneladas producidas en el año agrícola 2013.

Una parte de este incremento en la producción nacional se atribuyó al aumento de la superficie cosechada, pero de igual forma al incremento en los rendimientos obtenidos.

No obstante que el consumo nacional de sorgo aumentó en el 2014, las importaciones disminuyeron debido al incremento en la producción; también se puede explicar esta merma por la caída de los precios, vinculada con una mayor oferta de este grano y el efecto del bajo precio del maíz que promueve su importación en sustitución del sorgo.

Un hecho significativo que es necesario tomar en cuenta en torno a este cereal se presentó a finales del 2013 en Tamaulipas, en donde se reportó la presencia de una nueva plaga denominada pulgón amarillo del sorgo (Melanafis sachari) que afectó la producción.

En Guanajuato de igual forma se presentó la misma plaga a partir del ciclo primavera verano 2014, con afectaciones al cultivo poco significativas. Para el 2015 la mencionada plaga perturbó la producción de sorgo tanto en riego como en temporal, reduciendo la producción hasta en 100% en los sitios donde no se atendió el problema.

Lo anterior significo que sólo se cosecharan 845,000 toneladas, impactando en 56% respecto de la producción del 2014, a pesar de que la superficie cosechada sólo había disminuido 10 por ciento.

En el 2014 se cosecharon 260,000 hectáreas, en tanto que en el 2015, sólo 236,000.

En Guanajuato ante la amenaza de esta plaga en el 2016 sólo se sembró poco más de 89,000 hectáreas de sorgo; afortunadamente reportes actuales a casi un mes de la mayor parte de la cosecha señalan que el riesgo de afectación de la plaga será mínimo.

Mañana comentaré las acciones que se llevaron a cabo para contener al pulgón amarillo del sorgo (Melanafis sachari) en Guanajuato y Tamaulipas.

José Librado González Dominguez es Especialista de FIRA en su Residencia Estatal Guanajuato.

[email protected]