En la primera parte de este artículo, comenté diversas causas por las cuales las pequeñas unidades económicas no acceden al crédito debido a la falta de garantías y que para mitigar este problema en diversos países han promovido la creación de sistemas de garantías, donde México no ha sido la excepción

En el sector agroalimentario y rural del país, en el año 2008, la Sagarpa y FIRA, como parte de la banca de desarrollo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, crearon el Fondo Nacional de Garantías de los Sectores Agropecuario, Forestal, Pesquero y Rural (Fonaga) con enfoque en productores de ingresos medios y bajos.

En el transcurso de los años, en dicho fondo, se han introducido otras categorías de garantías: Profertil, Fonaga Verde, Promercado, Sectores Estratégicos y Agricultura Familiar (ver cuadro).

A poco más de siete años de su constitución, el Fonaga se ha posicionado como un exitoso instrumento de administración de riesgo, producto de la complementación de recursos de la Sagarpa, las instituciones financieras y FIRA, para la atención de prioridades de política sectorial, bajo un esquema sostenible financieramente y con amplio impacto en el sector agropecuario y rural.

Actualmente, el Fonaga cuenta con una amplia cobertura en el país a través de los bancos e instituciones financieras no bancarias reconocidas por la legislación que opera con FIRA, logrando más de 11,500 ventanillas de atención para los productores.

Igualmente, el Fonaga ha permitido a los productores disminuir los requerimientos de garantías, facilitando el acceso al crédito.

Además, al cubrir el riesgo a las instituciones financieras, ha propiciado en éstas un análisis y autorización del crédito más expedito, que repercute en un menor tiempo de otorgamiento y en condiciones más accesibles a los productores.

La colaboración de la Sagarpa y FIRA en el Fonaga ha permitido atender de manera efectiva el problema de falta o insuficiencia de garantías propias de las pequeñas unidades económicas del sector agropecuario y rural, contribuyendo así a democratizar el acceso al financiamiento.

En el periodo del 2008 al 2016, el crédito garantízalo por Fonaga es superior a 187,500 millones de pesos, de los cuales 140,000 millones de pesos (75% del total) se han destinado a los productores de bajos ingresos, por lo que dicho fondo ha cumplido su objetivo de mantener e incrementar el financiamiento al sector agroalimentario y rural.

*Ramiro Campos Meraz es especialista en la Subdirección de Programas y Proyectos de FIRA.

[email protected]