Toda tecnología que apliquemos en los ciclos productivos ganaderos debe ser pensando en los criterios de sustentabilidad y con el fin de mejorar la productividad y rentabilidad de las unidades de producción, pero siempre, pensando en la seguridad alimentaria, en el aumento de la calidad de vida para los productores, así como en un profundo respeto por el medio ambiente.

Los productores interesados en aplicar tecnologías de manejo y cultivo en sus unidades de producción deben enfocarse en aquellas que ofrezcan una producción sustentable como: sistemas de pastoreo intensivo, bancos de biomasa, sistemas silvopastoriles, ensilaje de granos forrajeros, suplementos activadores ruminales, manejo reproductivo, creep feeding, engorda en corrales e instalaciones para el bienestar animal.

Cabe señalar que las tecnologías mencionadas anteriormente están pasando por un proceso de validación en el Centro de Desarrollo Tecnológico La Noria, ubicado en Tamuín, San Luís Potosí. Dicho proceso incluye planeación y proyección, programa de evaluación técnico-financiera, su implementación en campo, registro de datos de campo, análisis de la información y divulgación de datos.

Es importante mencionar que ninguna tecnología por sí sola va a generar un cambio relevante en el sistema de producción, ni va a alcanzar la meta de sustentabilidad por arte de magia o por aplicar todas en su conjunto, es necesario dejar en claro al productor o ciudadano común que la mayor productividad de una unidad de producción se logra conociendo las características de nuestro recursos, como la necesidad de enriquecer el suelo cada año, el uso adecuado del agua y la producción de pastos sin uso de agroquímicos que dañan el medio ambiente.

En una visión integral, holística y de justicia, el cuidado, atención y capacitación de la mano de obra empleada en la atención del ganado y las inversiones inteligentes que potencialicen y no deterioren los recursos existentes en la unidad de producción son también recursos enfocados a incrementar la productividad, aunados al empleo de todas las tecnologías disponibles que conduzcan a lograr máxima rentabilidad, con amplio beneficio social y respeto al medio ambiente.

Es necesario que los productores inmersos en la ganadería realicen un análisis a conciencia para detectar aquellas que podemos mejorar inmediatamente, pero, sobre todo, ubicar y eliminar aquellas que estén causando disminución en la rentabilidad o menor eficiencia en el aprovechamiento de los recursos, o bien, que estén dañando nuestro planeta.

En el largo plazo los ganaderos deben estar conscientes de que los recursos productivos con los que cuentan son patrimonio común de los habitantes del planeta, y la solución de los problemas tanto de los productores como de la sociedad en su conjunto estriba en adoptar una conciencia ecológica honesta y responsable, y de esta forma, construir el anhelado desarrollo sustentable en la ganadería.

*Mario Guillermo Morelos López es Jefe del Centro de Desarrollo Tecnológico La Noria de FIRA. La opinión expresada corresponde al autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]