La primera parte mencioné algunas tendencias que dan forma a la producción ganadera. En esta segunda parte expondré las características que deberá tener esta actividad productiva para continuar su crecimiento y contribución importante a la economía nacional

Eficiencia. Los avances en conocimientos y tecnología genética, nutricional y en sanidad animal reducen la necesidad de insumos y el impacto ambiental de la ganadería.

Sin embargo, hay sistemas productivos rezagados en su productividad y rentabilidad. En toda la cadena de valor hay también áreas de oportunidad para mejorar rendimientos y reducir desperdicios.

Inclusión social. Los sistemas campesinos tradicionales son productivos y favorables ambientalmente, por lo que se deben preservar. La mayor parte de la producción, sin embargo, se hace en sistemas comerciales que implican inversiones cuantiosas.

Es conveniente que tengan cabida productores pequeños, facilitando su acceso a participar en redes de valor competitivas y eficientes, mediante producción por contrato, como proveedores de insumos de alto valor o alguna otra manera.

Salud pública. Se debe invertir en prevenir, con todos los medios, la transmisión de enfermedades de animales al hombre, pues no sólo amenazan a la población, sino también a las redes de valor ganaderas.

Otro tema de salud es evitar el uso de aditivos objetables controversias aparte , como antibióticos o anabólicos no permitidos. Además, debe haber productos animales adecuados para grupos sociales como deportistas o trabajadores manuales, pero también para diabéticos, afectados con dislipidemia, sobrepeso, etc.

Armonía ambiental. El concepto de reducción del impacto ambiental será insuficiente. Debe haber, más bien, sistemas que no viertan contaminantes al suelo y al agua, que compensen sus emisiones de carbono con su asimilación como puede ser con aumento de la materia orgánica en el suelo , que reduzcan su utilización de agua al mínimo, a la vez que ayuden a su captación y la recarga de acuíferos y reservas superficiales. Éste puede ser el mayor reto actual.

Valor. Los productos ganaderos tendrán alto precio. Su consumo debe ser en cantidad moderada, pero uniforme. La distribución inequitativa de ingresos dificulta alcanzar esta meta, pero es importante buscar medios para lograrla en la mayor medida posible.

Alcanzar estos ideales en la ganadería implica inversiones, organización e integración de redes de valor, innovación y transferencia de tecnología.

Se necesita que las instituciones públicas de fomento apoyen estos esfuerzos, así como también que contribuyan las empresas, organizaciones no gubernamentales, universidades y la sociedad, en general.

De esa manera, el sector agroalimentario seguirá aumentando su contribución al desarrollo y crecimiento económico, salud, nutrición y conservación de nuestros recursos.

Los productos y servicios financieros y de apoyo a los agronegocios de FIRA son instrumentos que pueden contribuir de manera importante a alcanzar sistemas de producción ganaderos que sean como todos deseamos: prósperos y acordes con nuestros valores humanos.

*Luis Fernando Iruegas Evaristo es especialista de la Subdirección Técnica y de Redes de Valor en FIRA.

[email protected]