El sistema financiero internacional ha aprendido con el tiempo a contender con desastres naturales y, ahora, con pandemias. Cuando éstas ocurren, los países sufren la pérdida de población, la destrucción de su capacidad productiva, su estructura económica y sus instituciones.

Ante tales acontecimientos, los países enfrentan, casi inmediatamente, problemas de balanza de pagos por la caída de los ingresos de exportación, bienes y servicios, remesas y salida de capitales, lo cual se traduce en pérdida de liquidez.

Tanto el FMI como la banca multilateral han creado fondos para la prevención de desastres post catastróficos y, más recientemente, fondos de contención y alivio que, como constante, liberan recursos adicionales para afrontar necesidades de balanza de pagos.

En febrero de 2015, el FMI transformó el Fondo Fiduciario para el Alivio de Deuda después de una Catástrofe (FFADC), creado en 2010 para ayudar a Haití con motivo de los terremotos, en el Fondo Fiduciario para la Contención de Catástrofes y Alivio (FFCCA).

Su fin fue ampliar el rango de situaciones cubiertas por la asistencia a desastres naturales y, además, incluir apoyos para países afectados por el Ébola en África del Este: Liberia, Sierra Leona y Guinea.

La combinación de préstamos concesionados, subsidios y alivios a la deuda dio lugar a la exploración de muchos mecanismos para enfrentar las consecuencias económicas de desastres futuros.

El FFCCA ha cobrado vigencia en la actual pandemia. Gran Bretaña contribuyó en marzo de 2020 con 150 millones de libras esterlinas al Fondo Fiduciario para aliviar el impacto económico de la pandemia del coronavirus en países de bajos ingresos.

El FFCCA apoya, en primera instancia, a países afectados por la pandemia del coronavirus cuyo ingreso per cápita está por debajo de los valores establecidos por la International Development Association (IDA) de 1,175 dólares americanos, y a países con una población menor a 1.5 millones de habitantes y un ingreso per cápita menor a 2.550 dólares americanos.

Los países que han recibido apoyo de este Fondo por problemas causados por el coronavirus:

  • Se han visto afectados cuando menos en un tercio de su población;
  • Se han afectado cuando menos un cuarto de su actividad productiva;
  • Se han puesto en peligro o se está destruyendo su estructura económica y sus instituciones;
  • La pandemia se ha extendido en una mayoría de regiones del territorio nacional;
  • Se está dando una pérdida acumulativa del producto interno bruto y del ingreso;
  • Existen problemas de balanza de pagos;
  • La caída en la actividad económica formal repercute en los sectores informales.

Las dos ventanas del FFCCA, a) de contención catastrófica y; b) de alivio post catastrófico, liberan recursos para afrontar problemas excepcionales de balanza de pagos, apoyando el pago del servicio de la deuda y la cancelación de una parte del saldo de la deuda.

Para finalizar, cito a Stiglitz “En las economías avanzadas del mundo, la compasión debería ser suficiente para apoyar una respuesta multilateral”. ¿Es posible ampliar el radio de acción del FFCCA a países de ingresos medios?

kg

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.

Lee más de este autor