México es un país líder en turismo, cultura, arte, gastronomía, recursos naturales, pero a su vez un territorio con un desequilibrado desarrollo regional. Hay estados en el norte y en el Bajío en los que el PIB per cápita ha crecido más de 47% en poco más de tres décadas y en la región sur sólo 7%

Ese contraste crea la necesidad de cerrar la brecha del crecimiento entre regiones y para ello se deben complementar políticas sociales para contener la pobreza y políticas económicas para elevar la productividad, generar empleos e inversiones en los estados del sur y sureste del país con altos índices de pobreza.

En ese contexto, se crean las Zonas Económicas Especiales (ZEE), las cuales cuentan con un enfoque integral de incentivos laborales, fiscales y facilidades al comercio exterior, programas de financiamiento público-privado y una ventanilla única con la que se agilizará la operación de las empresas, evitando lidiar con 188 dependencias.

A la fecha se han declarado las ZEE de Lázaro Cárdenas, Coatzacoalcos, Puerto Chiapas, Salina Cruz y Progreso, Tabasco y Campeche. Las ZEE delimitan un polígono susceptible de albergar secciones, en el cual se encuentra el predio federal y secciones privadas, desarrolladas por un administrador integral, donde podrán instalarse las empresas.

El paquete de incentivos fiscales federales cuenta con reducción de 100% del ISR en los primeros 10 años y 50% en los siguientes cinco años. En el caso del IVA, se ofrece tasa de 0% en la introducción de bienes, exención para operaciones dentro de la zona, no se considera importación la introducción de bienes a la ZEE.

Además, se cuenta una deducción adicional de 25% en gastos de capacitación y en seguridad social, 50% los primeros 10 años y 25% los siguientes cinco años. En el régimen aduanero especial, habrá reducciones en cuotas de derechos, exención de impuesto al comercio exterior, entre otros, incluyendo beneficios estatales y no fiscales.

Actualmente, hay alrededor de 4,000 ZEE en el mundo, las cuales representan más de 20% de la inversión extranjera directa y más de 41% de las exportaciones mundiales, generando más de 68 millones de empleos. Un caso de éxito en el mundo es China, sus ZEE representan 60% de las exportaciones, 22% del PIB y 46% de la Inversión Extranjera Directa.

Bien implementadas, las ZEE representan un significativo instrumento para impulsar el desarrollo regional en México.

Entre las vocaciones productivas de las ZEE, destaca la agroindustria, sector en el que FIRA, como parte de la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP, participa con su función de banca de segundo piso, otorgando financiamiento, garantías y otros instrumentos de fomento. En la segunda parte, se profundizará sobre dichos productos y servicios.

*Adriana Garmendia Arias, subdirectora de Seguimiento a Compromiso con Inversionistas en AFDZEE, correo:  Ramiro Campos Meraz, especialista en la Subdirección de Programas y Proyectos en FIRA, correo: [email protected]

La opinión es responsabilidad de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]