La Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el propósito de formar un mundo más justo, próspero, pacífico y sustentable, consensó una Agenda de Desarrollo Sostenible que contempla el cumplimiento de 17 objetivos para el año 2030

Dichos objetivos abarcan la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico amigable con el medioambiente.

Cabe decir que los 193 países representados en la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobaron y se comprometieron a cumplir esos 17 objetivos. La aplicación de esta Agenda comenzó en enero de este año.

La ONU y el gobierno federal cuentan con un importante aliado en FIRA, conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, para el logro, principalmente, de cinco objetivos: poner fin a la pobreza, cero hambre, combate al cambio climático y sus consecuencias, y manejo sustentable de bosques y recursos marinos.

En esta columna analizaremos el papel de FIRA en el cumplimiento de estos objetivos de desarrollo sostenible.

La pobreza afecta a 46% de los mexicanos, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval (2015), por lo que poner fin a la pobreza es fundamental tanto para la ONU como para el gobierno de México.

Hay que tener en cuenta que existe una fuerte relación entre aumentar la productividad primaria y la reducción de la pobreza.

Estudios de la Organización Internacional del Trabajo (2004) o de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (2011), por ejemplo, analizan las elasticidades de la pobreza, es decir, en cuánto impactan diversas variables al cambio en pobreza.

En estos estudios se ha encontrado que aumentar la productividad y, por ende, la producción agropecuaria es una de las variables que más impacta en la reducción de la pobreza.

Uno de los principales objetivos de FIRA es canalizar un mayor volumen de crédito en las actividades del sector agropecuario, forestal, pesquero, alimentario y del sector rural. Esto, acompañado de asesoría técnica con el fin de elevar la productividad en dichos sectores. De hecho, en el 2015, FIRA apoyó la asesoría técnica de casi 18,000 productores.

La ONU hace hincapié en que para cumplir con la Agenda 2030 es fundamental aumentar la productividad agrícola y el ingreso de pequeños productores, en especial de grupos vulnerables.

Además, es necesario que dichos productores tengan acceso a recursos productivos, conocimiento, servicios financieros, mercados y oportunidades para agregar valor.

FIRA apoya a los pequeños productores del país por medio de financiamiento, esquemas de apoyo, asistencia técnica y capacitación.

En el 2015, FIRA detonó un saldo de crédito de 92,469.30 millones de pesos en la región sur-sureste y en municipios prioritarios del país.

Además, el microcrédito de FIRA dirigido a pequeños productores benefició a casi 1 millón de acreditados.

En la siguiente columna, estudiaremos otras acciones de FIRA que contribuyen con la Agenda 2030 y la necesidad de monitorear y evaluar los avances y las estrategias al respecto.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA.

[email protected]