¡Avanza la salud! La semana pasada, el Consejo Nacional de Salud (Conasa) se pronunció a favor de la aprobación del nuevo etiquetado frontal de alimentos y bebidas procesados.

Luego de éste pronunciamiento, le toca al Poder Legislativo imponerse a los intereses de los poderosos grupos industriales de la industria alimenticia que se oponen al cambio del actual etiquetado.

Habrá que ver si en el Poder Legislativo avanza el interés por la salud de la población mexicana y eleva al rango de la Ley General de Salud el pronunciamiento de las autoridades del sector salud nacional.

Desde el punto de vista de las autoridades de salud, el etiquetado que existe y que impusieron los industriales de bebidas y alimentos, simple y sencillamente no sirve para orientar a la población.

La acusación de la academia y una buena parte de las actuales autoridades de salud es que la “autorregulación” de la industria de alimentos y bebidas no ha servido de nada para abatir la obesidad y la diabetes.

Urge política integral

Por eso, la máxima instancia de coordinación entre órdenes de gobierno del sector salud en el país junto a la Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y el Instituto Nacional de Salud (INS) están a favor de la modificación de la norma mexicana en la materia para alimentos y bebidas.

Conasa ratificó su apoyo a un nuevo etiquetado a alimentos y bebidas industrializadas que, con claridad, exponga al comprador, el riesgo de consumirlos, por sus altos contenidos de azúcares.

Es el primer paso de una política integral del sector salud, que en este gobierno busca frenar las dos epidemias de salud más graves que registra México: la obesidad y la diabetes.

Al cierre de la Tercera Reunión Ordinaria del Conasa, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, anunció este acuerdo.

Cada día se registran más muertes por enfermedades relacionadas con estas dos epidemias.

No es algo nuevo, desde hace tiempo las autoridades de gobiernos anteriores, tienen conciencia de la gravedad de estos dos fenómenos, tanto por el número de enfermedades y muertes que provocan como por el daño económico a las personas, a las familias y al presupuesto gubernamental.

No hay recursos que alcancen

En el sexenio pasado la secretaria de Salud, Mercedes Juan López, aseguró que más de la mitad del presupuesto en este sector se destinaba para combatir los efectos de la obesidad.

El contenido de sus declaraciones ya era asombroso.

En su momento alertó que más de la mitad de los recursos del sector salud, que de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación era de 134,847.6 millones de pesos, eran para atender la obesidad y sus complicaciones.

La funcionaria advirtió desde entonces que no hay recursos que alcancen en el sector público ni en el sector privado para poder atender las enfermedades crónicas no transmisibles; solamente el tema de la obesidad —declaró— se lleva más de la mitad de los recursos del sector público en materia de salud.

Epidemias en las américas

Las voces de alerta no son sólo de autoridades nacionales; la advertencia es también de las autoridades internacionales.

De acuerdo con Cristián Morales F, representante de la Organización Panamericana de la Salud y de la Organización Mundial de la Salud en México (OPS/OMS) y el asesor en Enfermedades Crónicas no Transmisibles (ENT), Miguel Malo S, en México, las tres principales causas de muerte son: enfermedades isquémicas del corazón, 136,000 al año de acuerdo con registros al 2016, diabetes 106,000 por año, también en el 2016 y tumores malignos,  83,000 por año en el 2016.

El problema no sólo es en México

De acuerdo con la misma fuente, la prevalencia de las enfermedades no transmisibles (ENT): enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, y las enfermedades pulmonares crónicas han aumentado en todos los grupos de edad y son una causa importante de incapacidad y muerte prematura en las Américas.

En el 2015, las ENT fueron responsables de aproximadamente 5.2 millones de muertes, 80% de todas las muertes.

De ellas, 35% fueron muertes prematuras, es decir, ocurrieron en personas entre los edades de 30 y 70 años.

La conclusión de la OPS Y OMS es que la alimentación no saludable, es decir, el consumo habitual de productos procesados y ultraprocesados con alto contenido calórico y bajo valor nutricional, que tienen altos niveles de azúcar, sal y grasas, contribuye de una manera importante a la epidemia del sobrepeso y obesidad, y a mantener deficiencias de nutrientes esenciales.

La OPS recomienda regular el etiquetado de alimentos para que este oriente de manera sencilla, rápida y efectiva la decisión de compra, prohíba el engaño y otras manipulaciones, alerte sobre los contenidos y efectos sobre la salud, reduzca la compra y consumo de productos no recomendados por la autoridad sanitaria como parte de una alimentación saludable, y facilite al consumidor elecciones más saludables.

A ver.

ATISBOS

EMBESTIDA.- Viene una nueva embestida en contra del polémico artículo noveno de la Ley de Ahorro para el Retiro. A pesar de que en las primeras líneas del artículo se establece con claridad suficiente que la suma de los dos componentes de la nueva comisión en ningún caso podrá implicar mayores comisiones pagadas por los trabajadores que las autorizadas para el 2019, continúa siendo objeto de confusión. Algunos senadores buscan eliminar este polémico noveno transitorio. Se espera, se vote este dictamen el miércoles. La iniciativa regresará a diputados.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.