Uno de los problemas que prevalece en el sector frutícola y en este caso, en Aguascalientes, es la baja inversión por falta de créditos adecuados, debido a que este tipo de inversiones requieren préstamos de largo plazo con tiempos de gracia para pago de capital e intereses, aspectos que los esquemas tradicionales no contemplan, ya que se le requiere al productor el pago cuando los cultivos aun no generan ingresos.

La superficie de Aguascalientes es de 562,155 hectáreas, de las cuales 174,000 son de uso agrícola y 59,160 hectáreas son de riego. En el 2017 se tenían 8,529.90 hectáreas establecidas con frutales, que generaron un valor de la producción de 600.3 millones de pesos, donde son especialmente representativos frutales como la guayaba, la uva y el durazno. En cuanto al valor de la producción, con datos del 2017, la guayaba, representaba 65%; la uva, 17%, y el durazno, 10 por ciento.

Aguascalientes ocupa el segundo lugar a nivel nacional en la producción de guayaba y en el 2017, se tenía establecida una superficie de 6,269 hectáreas. Ese año se tuvo un rendimiento promedio de 14.19 toneladas/hectárea, obteniendo una producción de 87,784 toneladas y un valor de la producción de 391.4 millones de pesos, con 2,000 productores que se dedican a este cultivo.

En lo que respecta a la uva, el estado se coloca en el cuarto lugar nacional, y en el 2017, se tenían establecidas 994 hectáreas. En ese año, se obtuvo una producción de 14,314 toneladas, con un valor de la producción de 102.8 millones de pesos y 200 productores que tenían huertas de vid.

En cuanto a la producción de durazno, en el 2017 había 34 productores con huertas en una superficie de 233 hectáreas, de las cuales se obtuvo una producción de 4,239 toneladas y un valor de la producción de 59.3 millones de pesos, ocupando el noveno lugar a nivel nacional.

Con el fin de incentivar la participación de los intermediarios bancarios y no bancarios en el crédito de largo plazo para la actividad frutícola, el diseño de opciones financieras que permitan a los productores incrementar sus inversiones requiere de programas e incentivos que permitan por una parte obtener crédito para actividades productivas como ésta, que requiere de largos plazos de maduración, pero sin afectar la capacidad de pago de los productores en el corto plazo.

En ese sentido, FIRA ha diseñado el Programa de Financiamiento para Cultivos Perennes y Proyectos con Periodo de Larga Maduración para impulsar la inversión en proyectos con periodos preproductivos y/o de larga maduración, el cual permite que la recuperación del crédito (capital e intereses) se programe y se realice en las fechas que requiera el proyecto de inversión contemplando los años de gracia conforme a la capacidad de generación de flujos de efectivo de la empresa, con base en el estudio de su evaluación técnica–financiera.

*Ángel Muñoz Hernández es especialista de la Residencia Aguascalientes. La opinión de este artículo corresponde al autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]