La producción de carne de pollo en nuestro país presenta un crecimiento constante en los últimos años

En el periodo de 1994 al 2014 esta producción creció a un ritmo anual de 4.3%, para ubicarse en el 2013 en un volumen total de 2.91 millones de toneladas; en el 2014 fue de 2.99 millones de toneladas, esto es, un crecimiento de 2.8% respecto del 2013 en términos de volumen. La perspectiva para el 2015 es buena, se tendrá un crecimiento en la producción con un aumento de 2.5%, para alcanzar una producción por encima de 3 millones de toneladas.

Asimismo, se estima que existe en México una oferta de 263 millones de pollos para engorda por ciclo y 513,000 pavos por ciclo.

Para el 2012, la avicultura (huevo para plato y carne) aportó 0.77% del PIB total del país, mientras que para el 2013 creció hasta llegar a 0.87% de ese indicador. En ese mismo periodo paso de una participación de 19.7% del PIB agropecuario a 26.12% y exclusivamente del PIB pecuario paso de 40.9 al 42.73%; dichas participaciones destacan la importancia de la avicultura como una actividad con alta participación en el abasto de productos pecuarios consumidos en México. Además, da empleo a más de 1 millón de personas (2013).

La industria avícola no ha sido ajena a las tendencias mundiales, como el desarrollo de nuevos productos, elaboración de productos con valor agregado, concentración de la producción y producción bajo aparcería.

La producción bajo el esquema de aparcería (convenio donde el productor avícola es dueño de las casetas, terrenos e infraestructura; la empresa avícola le provee las aves e insumos para la producción y el avicultor entrega el producto, huevo o pollo a la empresa avícola para su procesamiento, distribución y venta) se da principalmente en las empresas grandes.

Lo anterior ha permitido que permanezcan los pequeños y medianos avicultores y que sus productos lleguen al mercado nacional.

Este esquema de aparcería propicia las siguientes ventajas para consorcio avícola participante: desarrollar proveedores en las zonas con potencial; promover la inversión a través de terceros sin destinar recursos propios incrementando los créditos solicitados; forjar aliados que produzcan acorde con los requerimientos de calidad, oportunidad y volumen requeridos; contar con planes de crecimiento más sustentados; explotar mejor su capacidad de incubación y de producción de alimentos balanceados; mayor participación de mercado, y presencia de la empresa en nuevas zonas que cuenten con menos grado de problemas sanitarios.

En el caso de la figura de los aparceros, sus ventajas consisten en proveerles seguridad de mercado (agricultura por contrato), acompañamiento continuo a través de la asesoría y supervisión, incorporación de activos sin otra vocación productiva, fuentes seguras de empleo y la consecuente seguridad social, ser parte de programas de estímulos con base en eficiencia de cada aparcero, desarrollo de proyectos con menores riesgos y mayor soporte para acceder a créditos, así como su incorporación a las actividades económicas alternas con mejor perspectiva de éxito.

Bajo esta perspectiva, la empresa líder en la producción, procesamiento y comercialización de carne de pollo en el estado de Veracruz tiene proyectado un crecimiento de 1,000% en el número de casetas, para alcanzar en el 2019, 81 millones de aves en engorda con más de 400 aparceros beneficiarios, 810 empleos directos generados y más de 2,700 empleos indirectos.

*Los ingenieros Genaro Chávez Rubio y Carlos Rubio Bezies, son director regional en el Sur y promotor en la Agencia Veracruz de FIRA, respectivamente.

[email protected]

[email protected]