El esquema de renovación de cafetales contempla la siembra de 825 plantas de café mejoradas por año en superficies de ¼ de hectárea, hasta alcanzar una densidad de 3,300 plantas/ha en 4 años

En México existen 504,000 productores con 732,000 hectáreas de café, el 90% son pequeños productores con superficies que van de 0.5 a 10 hectáreas (ha). En cinco entidades se produce más del 90% del café mexicano, siendo Chiapas el primer productor con una superficie plantada de 252,000 ha y una producción total de 367,000 toneladas. La entidad aporta el 41% del volumen nacional. (SIAP, 2019)

De 2012 a 2014 las plantaciones de café en México se vieron severamente afectadas con la propagación de la roya, aproximadamente el 95% de la producción del café se obtenía de la especie arábiga, vulnerable a esta enfermedad, provocando una reducción en la producción de más del 50% (de 4.3 millones a sólo 2.2 millones de sacos de 60 kilos) (USDA) por sus siglas en inglés, lo que corresponde a los niveles más bajos en los últimos 50 años.

Para hacer frente a la problemática de la cafeticultura, es necesario implementar acciones como la producción de plantas mejoradas resistentes a la roya, la renovación y mantenimiento de cafetales, aumento de la densidad de población, acompañamiento técnico continuo, creación de fondos de aseguramiento, cobertura de precios, y certificaciones para cafés de especialidad.

Ante este panorama, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), han implementado una serie de estrategias encaminadas a mejorar las condiciones de la cafeticultura en México, tales como: Esquemas de Desarrollo de Proveedores, Financiamiento a la Actividad Primaria y Financiamiento para Infraestructura que permita agregar valor en la producción.

En el Esquema de Desarrollo de Proveedores existe la participación coordinada por FIRA con empresas grandes (denominadas tractoras) o comercializadoras y productores para crear un modelo integral de renovación de cafetales, se trabaja con tres comercializadoras que realizan las siguientes actividades: determinar la superficie y productores participantes, actúan como agente parafinanciero otorgando el crédito y garantía líquida, es el vínculo para realizar las certificaciones y mejorar el precio, colaboran en el trámite de coberturas de precios, formalizan agricultura por contrato, realizan la retención del financiamiento a través de la comercialización del café.

Actualmente se atienden alrededor de 15,000 productores y 40,000 ha.

El esquema de renovación de cafetales contempla la siembra de 825 plantas de café mejoradas por año en superficies de ¼ de hectárea, hasta alcanzar una densidad de 3,300 plantas/ha en 4 años.

FIRA participa en la habilitación de técnicos que otorgan asesoría a los productores, analiza el paquete de transferencia de tecnología que valida Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), cuenta con un fondo de garantía para reservas de pago de intereses en la etapa pre-productiva del cafeto, otorga el crédito, proporciona recursos para los servicios de capacitación, asistencia técnica, transferencia de tecnología, seguimiento y control para asegurar el cumplimiento del programa.

Los beneficios que produce el café son muy importantes por la derrama económica y los de empleos que genera, los principales retos para el sector son la recuperación de la producción a través de la renovación de los cafetales, continuar con la venta de cafés de especialidad e impulsar la promoción del consumo nacional.

*Sandra Aguilar Sánchez y Bulmaro Sánchez Parada son respectivamente, promotor y agente de FIRA en la Agencia Tuxtla Gutierrez. “La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”.

saguilar@fira.gob.mx

bsanchezp@fira.gob.mx