En su reciente Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que el sector agropecuario se ha consolidado como uno de los más dinámicos del país . También, hace un par de semanas declaró que, en los primeros cinco meses del año, el sector primario era el más dinámico del país y el del mayor crecimiento (ver http://bit.ly/1NGv8yS)

Sin embargo, los datos del PIB primario para el segundo trimestre del 2015 indican una disminución de 1.6% respecto al trimestre anterior, con cifras ajustadas por estacionalidad. En esta columna explicaremos a detalle cada una de las cifras para así entender que ambos enfoques son compatibles.

El sector primario de la economía lo conforman las actividades de agricultura y ganadería, principalmente, además de la pesca y la minería actividades que extraen de productos de la naturaleza, no su procesamiento ni su elaboración. El PIB primario es la suma del valor agregado de dichas actividades.

Ahora bien, el PIB trimestral usualmente se compara con el trimestre previo o con el mismo trimestre del año anterior. En el caso de la disminución de 1.6%, el Inegi compara el PIB primario del segundo trimestre con el PIB primario del primer trimestre, ambos desestacionalizados. Desestacionalizar una cifra consiste en ajustar por efectos periódicos que ocurren cada año (por ejemplo, la demanda agregada incrementa a final del año) y que son ajenas al desempeño económico de cada serie.

Es decir, se hace un ajuste para comparar peras con peras. Otra alternativa consiste en comparar el nivel que se tenía el mismo trimestre del año previo con el actual. Esta última opción implica un análisis del comportamiento del primer y segundo trimestre del 2015 más el tercer y cuarto trimestre del 2014; éstos se comparan con los mismos trimestres de un año previo.

En esta última comparación se pueden usar las series originales o desestacionalizadas, puesto que, al comparar los niveles de los mismos trimestres de años consecutivos, los efectos estacionales son similares.

En esta ocasión, como mencionamos, el PIB primario del segundo trimestre del 2015 disminuyó 1.6% respecto al trimestre anterior, con cifras ajustadas por estacionalidad, y aumentó 2.7% anualizado respecto del segundo trimestre del 2014, con cifras originales (2.8, con cifras desestacionalizadas). Pareciera que nos enfrentamos a otra contradicción, pero no es el caso.

La razón de la disminución de 1.6% refleja el comportamiento del segundo trimestre. El aumento anualizado de 2.7% agrupa el desempeño del sector primario de los últimos cuatro trimestres. Entonces, ¿es el sector primario el más dinámico y el de mayor crecimiento? La respuesta es sí. En la siguiente columna explicaré mi respuesta y haré una valoración semestral de las actividades primarias y secundarias.

*Jorge Lara Álvarez es especialista en la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]