Warren Buffett es leyenda, quizás el mejor inversionista contemporáneo. Se ha escrito mucho en busca de su secreto e innumerables gestores de portafolios se declaran discípulos y fieles seguidores de la doctrina de inversión basada en el valor que le transmitió Benjamin Graham en la Escuela de Negocios de Columbia. Pero nadie, en los últimos 30 años, ha sido consistentemente más exitoso. La inversión en 1976 de 1 dólar en su vehículo de inversión en la empresa Berkshire Hathaway (BH) produjo 1,500 dólares a finales del 2011, un rendimiento anual de 23.2% que supera sustancialmente el retorno de 10.4% de mercado estadounidense en igual periodo. Aun tomando en cuenta la cantidad de riesgo, Warren bate a todos los fondos de inversión y títulos individuales al obtener un coeficiente de Sharpe de 0.76 entre 1976 y el 2011, más de dos veces el promedio del mercado.

Recientemente, tres economistas financieros, Andrea Frazzini, Lasse Pedersen y David Kabiller (FPK), se propusieron revelar el secreto de inversión de Warren Buffett desde la perspectiva rigurosa de la teoría financiera moderna. BH es un conglomerado que agrupa empresas privadas (no-listadas) de seguros, reaseguros, transporte y servicios públicos (utilities), además de un importante portafolio de acciones y bonos de empresas listadas en mercado de valores. Buffett es, al mismo tiempo, un gestor de empresas como Carlos Slim y un inversionista como George Soros. Estos autores hallaron que a pesar de que Buffett ha sido un gestor competitivo de empresas, el factor que lo aparta de los demás, su mojo, es su aparente capacidad de extraer rendimientos extraordinarios, llamados alfa, del portafolio de inversiones financieras.

Quizás su mojo no sea un secreto, ha dicho que es mejor comprar empresas extraordinarias a precios ordinarios que empresas ordinarias a precios fantásticos.

Graham le enseñó que en la gestión de inversiones no es necesario hacer cosas extraordinarias para obtener resultados extraordinarios. Según FPK el secreto de Buffett ha sido seleccionar el portafolio adecuado (eficiente), apalancarlo consistentemente, empleando una fuente de fondeo barato y estable. En promedio, en este periodo, BH aplicó un apalancamiento de 1.6 a 1 al portafolio de inversiones y el costo de fondeo fue 2.2% inferior al del Tesoro de EU. Primera parte del secreto, dinero barato y estable.

La segunda parte es el portafolio; según Buffett, se trata de comprar mercancías de calidad a precio bajo. El estilo de Buffett es de valor, le gustan las acciones baratas y aquellas cuyo valor en libro es alto en relación con el valor de mercado; pero sólo cuando se trata de empresas de calidad, estables, con crecimiento y que distribuyan utilidades a los accionistas mediante la recompra de acciones. En términos del valor de capitalización, prefiere las grandes y muy grandes, y casi siempre conoce personalmente a los directivos.

Finalmente, FPK parecen haber descubierto otro aspecto importante del secreto. Buffett invierte en empresas con beta o correlación con el índice de mercado inferior al promedio del mercado. La evidencia empírica muestra que este tipo de empresas ha tenido mal desempeño. FPK argumentan que la distinción entre alta y baja beta es un factor relevante en la formación de precios de activos. No sé cómo, pero Buffett lo dedujo antes que ellos.

Cuando se toman en cuenta los factores relevantes, Buffett parece un tipo ordinario, su desempeño parece lógico, nada extraordinario, pero pienso que su leyenda perdurará porque lo hizo mucho tiempo antes de que comenzáramos a entender cómo lo hizo.

[email protected]