¿Cómo es que un musical sobre uno de los fundadores de los Estados Unidos que fue estrenado hace más de cinco años en Broadway regresa a conquistar las listas de Billboard? Este musical que hace referencias al Notorious B.I.G., Grandmaster Flash & The Furious Five, Destiny’s Child y los clásicos de Broadway como Gilbert y Sullivan o Stephen Sondheim y que fue concebido por un inmigrante latino se convirtió en una de las sensaciones culturales de los últimos años y esta semana regresó al top 10 de la lista del Billboard 200, un suceso que sólo había ocurrido en dos ocasiones.

Hamilton cuenta la historia de Alexander Hamilton, quien fue el primer secretario del Tesoro estadounidense, fungió como general durante la Guerra de Independencia y coescribió los Papeles Federalistas —considerados los ensayos que sentaron las bases para el gobierno estadounidense—. Además de ser uno de los padres fundadores del país vecino del norte, Hamilton es el rostro de los billetes de 10 dólares.

El creador del musical de Broadway, Lin-Manuel Miranda, encontró que algunos elementos de la historia de Hamilton y la rivalidad que tuvo con su contemporáneo Aaron Burr compartían similitudes con la vida de algunos de los raperos con los que creció escuchando, como Tupac Shakur y Notorious B.I.G.

Miranda trabajó durante seis años en la composición de la obra y, cuando finalmente llegó a los escenarios de Broadway en el 2015, rompió récords de asistencia y se convirtió en uno de los espectáculos más codiciados y cotizados del momento. Hamilton fue celebrada por artistas, músicos, actores y celebridades de todo tipo, incluidos el expresidente Barack y Michelle Obama. Ganó 11 premios Tony, un premio Pulitzer, un Grammy y convirtió a Lin-Manuel Miranda en uno de los personajes más ubicuos en la cultura popular en el cine, la televisión y el teatro. Lin-Manuel Miranda ha aparecido y compuesto música para varias cintas de Disney, ha actuado en series de HBO y debió posponer para 2021 el estreno de la adaptación cinematográfica de su obra previa, In The Heights, que pasó años en el limbo del desarrollo.   

En junio del 2016 se filmaron tres presentaciones de Hamilton en el teatro Richard Rogers y de esta manera se capturó la esencia de este singular espectáculo en vivo. En un momento donde todos los teatros y expresiones artísticas se encuentran congeladas, la llegada de Hamilton al servicio de streaming de Disney posibilitó que todos los que no habían podido ver esta obra en los escenarios de Broadway finalmente pudieran vivir esta experiencia teatral única.

La grabación realizada por el elenco que fue producida por los raperos de The Roots había sido la única manera de escuchar esta obra de teatro musical tan sui géneris que combinaba el teatro musical tradicional con los sonidos del hip hop y el R&B. La forma en que está grabada esta presentación permite apreciar la experiencia de vivir el espectáculo en vivo, y que cada espectador pueda sumergirse en su genialidad. La historia de Alexander Hamilton se cuenta con ayuda de elementos de la música popular contemporánea de las décadas recientes. En los arreglos musicales y letras se aparecen referencias al R&B de Destiny’s Child, las rimas Nas y el britpop, con el teatro musical clásico de Gilbert & Sullivan, Rodgers & Hammerstein y Stephen Sondheim. Lin-Manuel Miranda tiene una capacidad excepcional para unir universos musicales que nunca se habían cruzado.

¿Cómo es que un musical sobre uno de los padres fundadores del país vecino del norte se convierte en uno de los fenómenos musicales más interesantes de los últimos años? Esta adaptación no sustituye la experiencia de ver una obra de teatro musical en vivo, pero es un gran acercamiento para aquellos que no podemos viajar a Broadway para ver un show de este tipo y podemos considerarnos afortunados de poder ver las veces que queramos este nuevo clásico moderno. 

Twitter: @tonebecerril

[email protected]

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea