El uso de fertilizantes en la agricultura es un factor importante que contribuye al incremento de la productividad de los cultivos, la cual es determinante para lograr abastecer de alimentos a una población global creciente

En este contexto, la demanda mundial de nutrientes vegetales mantiene una tendencia al alza, con una tasa de crecimiento promedio anual de 1.7% durante la última década.

De acuerdo con la Asociación Internacional de la Industria de los Fertilizantes (IFA), el consumo global de nutrientes registró un récord de 183.4 millones de toneladas en el periodo 2014-2015. De dicho volumen, 60% correspondió a los fertilizantes nitrogenados; 22% a los fosfatados y 18% a los potásicos. Entre el 2011 y el 2015, la demanda de fertilizantes creció a un ritmo menor (1.1% promedio anual), y la IFA lo atribuye a los bajos precios de los productos agrícolas en el mercado internacional, así como al debilitamiento de la actividad económica mundial.

Cabe destacar que el Índice de Precios de los Alimentos de la FAO se mantiene a la baja desde mediados del 2011, y en diciembre del 2015 reportó su nivel mínimo desde abril del 2009. Los bajos precios de los commodities agrícolas inducen a los agricultores a reducir sus niveles de aplicación de fertilizantes y, en este sentido, la IFA estima que la demanda global de nutrientes durante el ciclo 2015-2016 disminuya a una tasa anual de 0.2 por ciento. Así, el consumo de fertilizantes se reduciría por primera vez desde el 2008-2009.

Por tipo de nutrientes, se estima que el uso de nitrogenados en el 2015-2016 crezca 0.1% a tasa anual, mientras que el de fosfatados y potásicos disminuya 0.7 y 0.3%, respectivamente. A nivel regional, se espera que la mayor contracción en el uso de nutrientes ocurra en América Latina y Oceanía.

Por el lado de la oferta, la fabricación de fertilizantes en el 2015 se mantuvo sin cambio con respecto al 2014, mientras que la industria global de estos productos opera a 78% de su capacidad instalada. La producción se concentra en un reducido número de países (China, Estados Unidos, Rusia, Canadá, India, entre otros) y, en la mayoría de los casos, se concentra en un número muy reducido de empresas. Por otra parte, la importancia del comercio es evidente, debido a la creciente dependencia de fertilizantes importados en varias regiones de África, Europa y América Latina.

Con respecto a los precios de los principales fertilizantes en el mercado internacional, que mantienen una estrecha relación con los costos de las materias primas necesarias para su fabricación, éstos reportan una tendencia descendente durante los últimos cuatro años. Por ejemplo, el precio de la urea en diciembre del 2015, de 240 dólares por tonelada, se ubicó en su nivel mínimo en cinco años y medio.

Mañana comentaré algunos aspectos sobre el mercado de los fertilizantes en México.

* Darío Gaucín es especialista de la Subdirección de Análisis del Sector de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA .

[email protected]