Ayer, en este espacio, se presentó información de los 5904 programas y acciones de desarrollo social (PADS) que integran la política social de México, así como el presupuesto destinado a éstos. También se dimensionó y comparó este gasto social como porcentaje del PIB con respecto al que tienen otras regiones, mostrando así que éste aún es bajo

Esta nota aborda el gasto social de México por tipo de derecho social y bienestar económico, establecido en la Ley de General de Desarrollo Social.

Así, con base en el documento Presentación y Análisis del Inventario 2013-2014 , elaborado por el Coneval, en el 2013 se ejerció un presupuesto de 850,414.9 millones de pesos repartidos entre 264 PADS federales. La distribución del presupuesto, por derecho social y bienestar económico, fue la siguiente: educación, 34.3%; salud, 27.8%; bienestar económico, 17.7%; alimentación, 8.6%; seguridad social, 4.3%; vivienda, 3.1%, medio ambiente sano, 2.3%; no discriminación, 1.0%, y trabajo, con apenas 0.9 por ciento.

Cabe destacar la concentración de recursos que existe en los derechos de educación y salud, teniendo en cuenta que explica más de 60% del presupuesto total, lo que indica la prioridad que tienen estos derechos en la política social.

El inventario de programas federales del Coneval permite el cruce de información, de tal manera que se puede tener el presupuesto ejercido por derecho social-bienestar económico y ámbito de atención (rural, urbano y ambos). Así, en el 2013, el presupuesto se ejerció de la siguiente manera: sector rural 95,100 millones de pesos; urbano, 39,254 millones de pesos, y ambos, 711,145 millones de pesos. Hay que precisar que bienestar económico, medio ambiente sano y educación son los derechos que mayor participación presupuestal registraron en la parte rural, con 62.7, 16.8 y 7.1% respectivamente. Por otra parte, salud, educación y vivienda fueron los rubros que mayor presupuesto ejercieron en el ámbito urbano, con 50.6, 20.5 y 14.6% respectivamente.

Los datos anteriores refuerzan la hipótesis de que existen políticas públicas sociales diferenciadas por ámbito de atención. Además hay temas prioritarios para todo el entorno nacional, como el derecho a la educación.

Sin duda alguna, el identificar temas y áreas prioritarias mediante diagnósticos será fundamental para un buen diseño de política pública, ya que focalizará los recursos. En este sentido, para que el gasto social en México tenga mayor o mejor impacto deberá ser monitoreado y evaluado constantemente.

De ahí que México ya ha hecho sus primeros esfuerzos, puesto que, desde el 2008, cuenta con un marco jurídico enfocado a un presupuesto basado en resultados, así como, un sistema de evaluación de desempeño. El reto ahora es vincular más amplia y oportunamente este presupuesto basado en resultados con el sistema de evaluación de desempeño y, con esto, mejorar el proceso de toma de decisiones presupuestales, para que, finalmente, los recursos públicos tengan mayor desempeño y alcance.

*Fredy Yair Montes Rivera es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]