En la primera parte escribí sobre los estrechos nexos que tienen la agricultura y la energía en programas de inversión, de las oportunidades para promover el uso de energías renovables en el sector agrícola, de los riesgos que pueden tener dichas inversiones en proyectos de eficiencia energética y de las acciones que llevan a cabo instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo para el fomento a la inversión en proyectos de eficiencia energética

Los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura, (FIRA), cuya función es apoyar el crecimiento y competitividad del sector agroalimentario del país mediante créditos, garantías, capacitación, asistencia técnica y transferencia de tecnología, en coordinación técnica con el BID, efectuaron en el 2013 un “estudio de mercado y diseño de una estrategia y mecanismos financieros para financiar proyectos de eficiencia energética y uso racional del agua en el campo mexicano”, concluyendo que existe un mercado potencial sin atender en materia de eficiencia energética en el sector agroindustrial de México.

Asimismo, se identificaron las principales barreras que enfrentan este tipo de proyectos y se propusieron soluciones que FIRA podría poner en marcha para superar dichas barreras.

Derivado de lo anterior, FIRA y el BID diseñaron el Programa de Eficiencia Energética (PEE), cuyo objetivo es canalizar financiamiento a empresas y productores del sector agroalimentario, interesados en emprender proyectos de inversión que promuevan un uso más eficiente de la energía.

El PEE ofrece instrumentos financieros y no financieros para asegurar la obtención de los ahorros de energía esperados a las empresas que inviertan en equipos y tecnologías más eficientes.

Para dar certidumbre sobre dichos ahorros de energía a las empresas y productores del sector agroalimentario, se ha constituido un fondo de garantía de eficiencia energética, el cual cubrirá la diferencia que se presente entre los ahorros de energía comprometidos en un proyecto de inversión, dentro de un periodo determinado, y los obtenidos al momento de realizar las mediciones correspondientes; es decir, cubrirá el equivalente al ahorro no logrado en los periodos de medición.

Es así que, con la creación de instrumentos que den mayor certidumbre de los beneficios esperados en proyectos de eficiencia energética, se propiciará el desarrollo de actividades productivas con equipos más eficientes, a través de las inversiones que se realicen, para ello FIRA está preparada con sus aliados los intermediarios financieros con los que opera, si es de su interés acceda al directorio nacional de esta entidad de la banca de desarrollo a través de www.fira.gob.mx para hacer realidad la eficiencia energética en su agroempresa en la región en la que se encuentre.

*Carlos Ávila Beltrán es especialista en la Subdirección de Desarrollo de Productos y Servicios de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]