Hace una semana, el gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo, daba testimonio de su buena relación con la Cuarta Transformación. Y para muestra, un botón: el presidente Andrés Manuel López Obrador había decidido adelantar la inauguración del Tren Interurbano, para que el mandatario priista pudiera despedirse con esa obra, antes de entregar el poder, en septiembre del 2023.

Las megaobras de la Cuarta Transformación van. Pero concretarlas —el Corredor Interoceánico, el Tren Maya y el Aeropuerto Felipe Ángeles— depende de gobernadores de la oposición. Del Mazo, como sus homólogos Alejandro Murat, Mauricio Vila y Carlos Joaquín González, gozan de la confianza presidencial.

Ese buen ánimo, empero, no ha contagiado a las cúpulas de ambos bandos. En el Edomex, por ejemplo, los puros de Morena en el Congreso local no han dado su aval al paquete económico propuesto por el Ejecutivo. El periodo ordinario de sesiones de la LX Legislatura local concluyó hace una semana y deberá convocarse a un extraordinario para aprobar la Ley de Ingresos, el Presupuesto y el Código fiscal.

Los dictámenes ni siquiera llegaron al pleno, no obstante, los acuerdos suscritos en la mesa que los legisladores locales acordaron con el gobierno federal, con el subsecretario Rabindranath Salazar como promotor y testigo de honor.

Maurilio Hernández, líder de la bancada morenista en el Congreso mexiquense, y el secretario de gobierno, Ernesto Nemer Álvarez, han mantenido un diálogo ágil y constructivo. Pero Morena —a través de la delegada estatal, Marta Guerrero, y el senador Higinio Martínez— no han querido dar su aval a los acuerdos alcanzados en esa instancia.

Igualmente, los líderes de las bancadas opositoras, Elías Rescala, del PRI, y Enrique Vargas del Villar, del PAN, cuyos diputados ni siquiera han aceptado participar en las deliberaciones de las comisiones unidas de planeación, gasto público y finanzas.

Hernández tampoco tuvo los votos suficientes para sacar adelante el paquete económico antes de que concluyera el periodo ordinario.

El secretario de Finanzas, Rodrigo Jarque, propuso incrementar la generación de recursos, con la implantación de cuatro nuevos impuestos —uno para industrias contaminantes, entre ellos— pero la bancada izquierdista, con el respaldo del PVEM y Nueva Alianza, logró que fueran retirados dos de los nuevos tributos, que gravaban al comercio electrónico.

La autorización para contratar empréstitos por 9,500 millones de pesos, no ha sido concedida, a pesar que 5,949 millones serían destinados al financiamiento de obras federales, entre ellas la conectividad vial para el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que deberá entrar en operaciones justo dentro de tres meses.

Para sustentar su petición, el Ejecutivo detalló los 71 proyectos contemplados para concluir el año próximo. De los 3,550 millones de pesos que corresponderían a obras estatales, 1,145 millones serían destinados al Fondo de Fomento Municipal y el resto —2,405 millones— serían derramados en 46 municipios, mismos que generarían 22,555 empleos directos y 47,103 indirectos.

Esas obras fueron presentadas por Del Mazo a la Legislatura hace tres meses, durante su Cuarto Informe de Gobierno. El corredor Chalco-Santa Martha es un sistema eléctrico para transporte masivo que requerirá de 5,245 millones de pesos, y conectará con la Línea A del STC Metro de la Ciudad de México. Mientras que la ampliación de Mexibús requerirá de 700 millones de pesos.

Las comisiones unidas reanudaron sus trabajos ayer, luego de cinco días de impasse. Los panistas se retiraron de la mesa y no acudirían al periodo extraordinario. Y un sector de la bancada priista tampoco avala las negociaciones del secretario de Gobierno con las instancias federales.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor