El primer informe de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador se caracterizó por la promesa del discurso y la terca realidad de los datos.

Frente a la falta de resultados destacó la reiteración del cambio de rumbo; del fracaso del modelo neoliberal, y del contraste de lo que fue y lo que será o está siendo, en un modelo en construcción.

En el contexto de un innegable estancamiento económico, el presidente López Obrador demeritó las cifras oficiales que marcan la desaceleración económica y aseguró, sin datos que lo sustenten, que hay una mejor distribución de la riqueza.

Se observó el reconocimiento de que la economía nacional está creciendo poco —aunque la referencia autocrítica podría haber consignado la contracción económica—, y el apunte, casi triunfal, de que no hay recesión.

Fue notable el desdén por el registro estadístico del crecimiento económico.

El mismo registro estadístico que utilizó durante su larga campaña presidencial como crítica feroz a los gobiernos neoliberales, a los que acusó de ser incapaces de impulsar una mayor tasa de crecimiento. Fue notorio el énfasis presidencial a la importancia que tiene el desarrollo y la distribución del ingreso por sobre el comportamiento del PIB, que en el primer trimestre del año registró una caída 0.2% y en el segundo un crecimiento de 0 por ciento. En el extremo se registró la presunción y solicitud de aplauso a los migrantes mexicanos cuyos envíos de remesas registran elevados niveles históricos.

En sus primeras frases, el jefe del Ejecutivo hizo énfasis en que ya es una realidad la separación del poder político del poder económico, cuando en las últimas semanas han predominado las fotos con los poderosos hombres de negocios de México, desde empresarios, banqueros, y dirigentes de compañías internacionales.

En su alocución agradeció al empresario más rico de México, Carlos Slim, y a los dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar, y del Consejo Mexicano de Negocios, Antonio Del Valle, por coadyuvar en la renovación de los contratos entre CFE y las empresas que construyeron gasoductos para la transportación de gas natural.

También agradeció —aunque luego se dio cuenta que no lo invitaron a la ceremonia— a Carlos Bremer, el empresario que compró la casa del narcotraficante Zhenli Ye Gon, y con ese dinero el gobierno podrá apoyar, a su regreso, a los deportistas ganadores en los Juegos Panamericanos.

El presidente de México tiene toda la razón en la necesidad de acabar con la corrupción; en la necesidad de separar al poder político del poder económico, y en hacer prevalecer el Estado de Derecho y en la necesidad de lograr una mayor y mejor distribución del ingreso.

Sin embargo, vale la pena preguntar si para acabar con la corrupción no se requiere fortalecer al entramado institucional que se haga cargo de ello, para evitar discrecionalidad o revanchismo en el cumplimiento de la meta.

Si podrá separarse el poder político del económico, sin que se retraigan las inversiones, como ha ocurrido. O si sólo se reacomodarán las piezas.

Si el Estado de Derecho se puede hacer respetar desde el ejercicio omnipotente de la Presidencia de la República o, en virtud del fortalecimiento institucional.

Y si la entrega de los multimillonarios recursos fiscales —que todos pagamos—, a través de los programas sociales, es el mejor camino para lograr una mejor distribución de los ingresos o es meramente una estrategia político-electoral.

Está claro que apenas son los primeros nueve meses del nuevo gobierno, y como a todos, debe concederseles el beneficio de la duda. Por lo demás, hasta ahora, contrasta el discurso esperanzador con la terca realidad.

Afores: comisiones a la baja, por ley

No hay margen para el incumplimiento. Aunque se alcanzó de manera voluntaria el acuerdo al que llegaron la Consar y las afores para reducir las comisiones desde 0.98 actual a 0.70 puntos al final de este sexenio, ninguna podrá incumplirlo.

La Consar, que preside Abraham Vela, puede obligar, desde el principio, a cualquiera de las poderosas afores, desde el próximo mes de noviembre, a que disminuya la comisión en su grado máximo. Y es que el artículo 37-B de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro prevé que la Consar podrá fijar los nuevos montos y porcentajes de las comisiones que les serán cobradas a los trabajadores y procederá a imponer a la administradora la sanción correspondiente.

Así de claro lo dice la ley y, en consecuencia, nadie podrá resistirse o buscar la manera de no bajar sus comisiones. En días pasados, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo el anuncio de este acuerdo histórico.

Y los capitanes de las afores se sacaron la foto con el jefe del Ejecutivo.

Aparecieron todos

También aparecieron los mandamases de Afore XXI Banorte, grupo que encabeza Carlos Hank González, el mismo que durante otro evento conminó al empresariado mexicano a apoyar al presidente de la República.

Sin embargo, aunque Afore XXI Banorte aparece en la foto, se resiste a cumplir con el acuerdo.

Aseguran quienes están cerca de las autoridades que no quiere disminuir la comisión.

Sin embargo, por más “pataleos” que dé, no le quedará otra más que cumplir.

ATISBOS

QUIÉN PUEDE MÁS.- Para el próximo mes de noviembre, las afores y la Consar tendrán su primera prueba de fuego para poner en vigor el histórico acuerdo.

Las afores tendrán que presentar en esa fecha su propuesta para reducir sus comisiones para el año 2020 y además una proyección para la reducción que realizarán a lo largo del quinquenio que resta a este sexenio y que en el acumulado ronde 0.70 puntos porcentuales.

Las afores propondrán y la Consar dispondrá. Y aquella que insista en no cumplir podrá ser objeto de la aplicación de la ley.

La Consar puede aplicar el artículo 37-B para fijarle la comisión. Y podría fijársela de inmediato a 0.70.

Veremos quién se atreve a ir contra la ley y si la autoridad se atreve o no a aplicar al pie de la letra la legislación correspondiente.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.