A finales de agosto el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) concluyó el proceso de venta de los nueve ingenios que eran propiedad del gobierno federal, al asignar las últimas dos fábricas de azúcar, El Potrero y San Miguelito, al grupo azucarero más fuerte del país, Beta San Miguel (BSM)

Con la adquisición de estas factorías el mencionado grupo BSM se consolida hoy en día con 20.8% de la producción de azúcar, de acuerdo con el reporte de caña de azúcar del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca) correspondiente a la zafra 2015-2016.

Los 10 ingenios que pertenecen al grupo BSM produjeron en esta zafra 1 millón 273,567 toneladas de azúcar.

Después del proceso de desincorporación realizado de junio 2015 a la fecha BSM consiguió cinco de los nueve ingenios desincorporados del gobierno federal, su interés por los mismos se vio reflejado en las ofertas que realizó; en el caso de los dos últimos ingenios ofertó 144% por encima del precio base.

Se especulaba mucho respecto del nivel de concentración del mercado; sin embargo, es necesario tomar en cuenta que como parte del proceso de licitación pública se tuvo que contar con una opinión favorable de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), de tal forma que la opinión autorizada de la comisión aseguró que ninguno de los ofertantes superara los niveles de concentración adecuados, según la legislación vigente.

La decisión de compra del grupo BSM parece la más acertada en esta época de vacas gordas y se espera que el contexto actual en el sector azucarero facilite el retorno de inversión inicial del grupo.

La experiencia y conocimiento del sector le ayudarán a ordenar la situación productiva de los campos cañeros, así como la eficiencia de los mismos.

En las últimas tres zafras se observaron decrementos en estos aspectos con respecto a la producción obtenida en la de 2012/2013.

La fecha de pago de los ingenios adquiridos tiene como límite el 4 de octubre del 2016.

Aunque el inicio de la zafra está relativamente cercano para los ingenios El Potrero y San Miguelito (primera semana de diciembre), la experiencia de las recientes compras por parte del grupo también deberá sacar adelante el proceso de transición que deberá darse en tan sólo dos meses.

En este contexto el tema del financiamiento oportuno para el campo cañero será un factor importante para apuntalar este cambio. Es por ello que la presencia de instituciones como FIRA, integrante de la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP, contribuirá en el otorgamiento tanto del fondeo de estas operaciones como en el servicio de garantías necesarias para que los intermediarios financieros continúen ofreciendo las mejores alternativas a los participantes.

En la segunda parte de este artículo se revisarán otros temas a considerar en este proceso para consolidar la continuidad y mejora de los indicadores productivos y de rentabilidad en el sector.

*Roberto González Ordóñez, especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios en el Sur de FIRA.

[email protected]