El 2017 fue un año de extraordinario desempeño para el sector agroalimentario mexicano. Con un nivel de producción récord, el Producto Interno Bruto per cápita sectorial registró su nivel más alto de la historia. Por otra parte, las exportaciones del sector registraron un nivel máximo, que se reflejó en un saldo superavitario en la balanza comercial nunca antes visto

Al sector agroalimentario lo integran el sector primario y la agroindustria; participó con 8% del Producto Interno Bruto (PIB) total a precios de mercado en el 2017; el sector primario aportó 3.4%; la agroindustria, 4.6 por ciento.

El PIB primario se integra por la agricultura (63.4%), la ganadería (30.6%), el aprovechamiento forestal (3.1%), la pesca (2.6%) y los servicios relacionados (0.3%); la agroindustria comprende la industria de los alimentos, las bebidas y el tabaco.

Al primer trimestre del 2018, el PIB agroalimentario alcanzó 27 trimestres de crecimiento ininterrumpido. Entre el 2011 y el 2017 creció a una tasa promedio anual real de 2.7%; es decir, al mismo ritmo que el PIB total. El sector primario ha registrado un dinamismo mayor; en el periodo señalado creció a una tasa promedio anual de 3.6 por ciento.

En el 2017, el PIB del sector primario creció a una tasa anual real de 3.4%; el sector agroalimentario, 2.4%, mientras que la economía creció 2.0 por ciento.

Jalisco tiene la mayor contribución en el PIB agroalimentario nacional. en el 2016 participó con 12.4 por ciento. Le siguen en importancia el Estado de México (8.7%), Veracruz (7.2%), Guanajuato (5.5%) y Sinaloa (5.1 por ciento).

Entre los principales factores que impulsaron el dinamismo del sector primario se encuentran las crecientes inversiones en mejoras tecnológicas en diversos rubros como el riego, la agricultura protegida, la nutrición de cultivos, el estatus sanitario de la ganadería, la integración con la industria, la mejora en la genética pecuaria, la inocuidad, la calidad y la innovación biotecnológica, entre otras.

El  crecimiento del sector en los años recientes ha sido impulsado por su participación en el mercado externo, por lo que se observa una fuerte vinculación entre el crecimiento de la producción y de las exportaciones.

En el 2017, el valor de la producción agropecuaria primaria registró una cifra récord de 1.01 billones de pesos. Destacan la carne de bovino (12.6% del total), el maíz grano (9.9%), la carne de pollo (9.8%), la leche de bovino (7.0%), la carne de cerdo (6.2%), el huevo (5.2%) y el aguacate (3.9 por ciento).

En diversos productos se obtuvieron volúmenes récords: 2.03 millones de toneladas (mdt) de aguacate, 3.47 mdt de tomate rojo, 0.658 mdt de fresa, 0.956 mdt de pepino, 0.246 mdt de espárrago, 2.5 mdt de limón, 1.93 mdt de carne de bovino, 1.44 mdt de carne de cerdo, 3.21 mdt de carne de pollo y 2.77 mdt de huevo, entre los más destacados.

La agroindustria también registró un nivel máximo histórico en el 2017. Destaca con 24.5% del PIB de este subsector, la elaboración de productos de panadería y tortillas; con 18.8%, la industria de la carne; con 17.0%, la industria de las bebidas, y con 8.1%, la elaboración de lácteos.

*Darío Gaucín es subdirector de Análisis del Sector en FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

sgaucin@fira.gob.mx