En toda cadena productiva, los actores principales son los productores, industrializadores y comercializadores, y cuando éstos no están articulados, presentan escenarios críticos ante los problemas comunes que se encuentran en cualquier red de valor

Para muchos pequeños productores, la venta de sus productos es su principal fuente de ingresos y en su mayoría, venden conforme tienen su producción y en otras ocasiones, venden sus productos a intermediarios informales, en condiciones desfavorables. Esta situación no genera un desarrollo y mucho menos una articulación virtuosa entre los actores de la red; tampoco les otorga poder de negociación, ni la oportunidad de participar en las siguientes etapas de la cadena productiva, como la industrialización, donde puede generar más valor. Para los industrializadores, la problemática más comunes es el desabasto de materia prima para procesar e infraestructura subutilizada. Para el comercializador, el problema es la falta de producto para abastecer los mercados.

En ese sentido, la forma de participar de los actores de las redes productivas en México implica un cambio de enfoque que requiere, entre otras estrategias, una adopción de nuevas tecnologías y la implementación de esquemas de integración de trabajo.

Ante la dinámica de los procesos productivos, estrategias como la articulación de los actores de las redes de valor para asegurar la proveeduría de insumos y/o materias primas es una forma de organización y trabajo que permite crear un círculo virtuoso para la creación de valor.

La implementación del esquema de desarrollo de proveedores es una estrategia de gran impacto, ya que es una propuesta que, ante las diversas problemáticas que presentan las redes, enriquece la gestión de la cadena de suministro, para dotar de mayor valor a las cadena productivas a través del aporte mutuo entre proveedores y empresas tractoras.

Dentro de las principales problemáticas de las redes agroalimentarias que se pueden atender con la estructuración de una estrategia de desarrollo de proveedores, podemos citar: baja calidad de productos y época de producción, falta de valor agregado, presencia de problemas sanitarios, desarticulación de los diversos actores de las redes productivas, falta de financiamiento, baja rentabilidad y el aumento de costos productivos.

La implementación de la estructura para generar un desarrollo de proveedores es variable en la forma de ordenamiento para su ejecución, pero es común en sus principios. Su desarrollo está sustentado en procesos que buscan fortalecer a dichos actores, convirtiéndolos en elementos esenciales, al mantener una relación de negocio a largo plazo, sostenible y con características comunes e innovadoras.

Sin embargo, también es cierto que existen metodologías exitosas para la implementación de un esquema de desarrollo de proveedores, mismas que comentaremos en la segunda parte de este artículo.

*Felipe Pacheco Facio es especialista de la Residencia Estatal de FIRA en Sonora.

[email protected]