Los tacos en Estados Unidos son un alimento reconocido por su origen mexicano, pero no es percibido como un alimento exótico.

Las culturas culinarias se componen de intercambios e influencias externas que se han gestado durante siglos.

Analizamos algunos aspectos de lo que significa la apropiación cultural. La expresión “apropiación cultural” ocupa hoy encabezados en diferentes artículos acerca de la moda, la comida o los productos decorativos. Desde la antropología, el fenómeno de apropiación es un concepto conocido desde hace muchos años para referirse a la forma en la que una cultura toma elementos “prestados” de otra y los adopta; por ejemplo, el hecho de consumir alimentos pertenecientes a otras culturas culinarias y ya no reconocerlos como algo ajeno o exótico.

Los tacos en Estados Unidos, consumidos por gran parte de la población, de origen latino o no, son un alimento reconocido por su origen mexicano, pero no son percibidos como un alimento exótico.

En Francia, se tienen los viernes de couscous, en los que las familias acostumbran comer este alimento de origen magrebí, sean o no de ese origen.

Los viernes de couscous se han instaurado como una costumbre, en parte debido a la larga historia de inmigraciones de Marruecos en Francia. La apropiación culinaria incluye también las adaptaciones de platillos de otras cocinas con ingredientes o maneras de comer: el sushi con chile jalapeño y aguacate.

La connotación mediática que se le ha dado al hecho de la apropiación cultural es, sin embargo, para referirse a hechos percibidos de manera negativa. Así, por ejemplo, bajo el término se envuelven fenómenos como cuando un diseñador de alta costura toma tejidos o textiles de grupos étnicos para sus colecciones.

En cuestión de alimentación, se ha observado que se comercializan tacos en otros países como en Francia o Estados Unidos que no tienen mucho que ver con la versión del taco que conocemos en México.

Hay un caso sonado con respecto a la apropiación cultural en las cafeterías de universidades de Estados Unidos, en las que se ofrece un menú internacional. En la carta se enlistan platillos de origen asiático, como el banh mi vietnamita, que es una baguette con carne de cerdo y verdura encurtida. Los estudiantes se encuentran con un pan con paté de cerdo, algo alejado de la versión que se sirve en Vietnam. Estudiantes de origen vietnamita consideran esto como una ofensa, ya que para algunos es una muestra de cómo una cultura dominante se apropia de las cosas y las convierte en algo diferente al origen. Así, han descrito estas comidas como “políticamente incorrectas” porque no respetan su origen.

Aunque es controversial, sin duda las transformaciones históricas de la cocina se han dado por el intercambio de ingredientes, sabores y saberes culinarios a través de muchos siglos de historia.

Las culturas culinarias de los países se componen de intercambios e influencias externas que se han gestado durante siglos. El término de apropiación cultural tiene matices en función de efectos negativos y positivos, consecuencia de estos intercambios.

Twitter: @Lillie_ML