Actualmente, en el estado de Chihuahua, la agricultura se desarrolla en alrededor de 1’100,000 hectáreas (SIAP- Sagarpa), derivado de una tendencia creciente en la superficie sembrada ; destaca de manera importante el crecimiento en la superficie establecida en condiciones de riego

En los últimos 10 años esta superficie ha crecido en alrededor de 140,000 hectáreas, lo que ha llevado a que las tierras sembradas bajo este régimen hídrico hayan pasado de representar 39% al inicio del citado periodo a 48.5% en la época actual; lo anterior significa un crecimiento de 35.5% en la superficie de riego a nivel estatal en los últimos 10 años.

Los logros desde el punto de vista productivo son evidentes y ello representa un orgullo para el estado por la capacidad de su gente para generar resultados.

Actualmente, Chihuahua aporta 6.4% al PIB primario nacional, ubicándolo en el 4 puesto en el país, con crecimientos anuales muy por encima de la media nacional.

En los últimos 10 años la media de crecimiento nacional ha sido de 2%, mientras que el estado en el mismo periodo ha presentado crecimientos anuales promedio de 6 por ciento.

De igual manera, el estado de Chihuahua ocupa lugares destacados a nivel nacional en diversos productos agropecuarios, así lo muestran los porcentajes con respecto al valor de producción nacional: primer lugar en producción de algodón (72%), manzana (76%), nuez (67%), chile verde (28%), avena forrajera (23%), alfalfa (19%) y maíz amarillo (50%); tercer lugar en carne de bovino (6.6%); cuarto lugar en leche de bovino (9.5%) y frijol (9.2 por ciento).

De igual manera, los rendimientos de los principales cultivos a nivel estatal han ido en aumento, posicionando a algunos como los de mayor rendimiento bajo la modalidad de riego a nivel nacional; además de que existe un potencial productivo comprobado que se debe aprovechar como una estrategia para contrarrestar los efectos negativos de los bajos precios internacionales que sin duda pueden afectar la rentabilidad de los cultivos.

Sin embargo, estos crecimientos productivos, como ya se ha mencionado, han ido de la mano gracias al incremento de la superficie de riego.

hoy en día es de conocimiento general que en el estado de Chihuahua la disponibilidad de agua por su posición geográfica es limitada en cantidad y calidad, condicionando las actividades económicas. Es por ello que el recurso hídrico es prioritario para el desarrollo estatal, lo cual hace necesario fortalecer la coordinación interinstitucional entre dependencias gubernamentales de los diferentes niveles de gobierno.

Los expertos en la materia, de la sociedad y, en este caso específico, de los productores agropecuarios deben realizar acciones encaminadas al uso eficiente y conservación del vital líquido, que permitan garantizar la sustentabilidad del desarrollo económico del estado, pero sobre todo un hábitat saludable y propicio para las futuras generaciones.

En la segunda parte de esta nota de análisis expondré algunas acciones implementadas con este fin por parte de FIRA, el conjunto de fideicomisos que son parte de la banca de desarrollo que coordina la SHCP, así como sus resultados a la fecha.

*Martin García Aguilera es especialista en la Residencia Estatal de FIRA en Chihuahua.

[email protected]