Entre las certificaciones de calidad e inocuidad más importantes con los que deben contar los diferentes eslabones de la cadena productiva de cerdo están: Procedimientos Operativos Estándares de Sanitización, México Calidad Suprema, sistema Hazard Analysis Critical Control Point, Buenas Prácticas de Manufactura, certificaciones expedidas por diferentes estancias gubernamentales, tales como el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y el Ministerio de Agricultura Forestal y Pesquero Japonés.

Entre los principales retos a los que se enfrenta la actividad Porcícola en México para comercializar su producto en el extranjero es la falta de productividad por una genética de calidad media a baja, la falta de inocuidad en el proceso de producción y la integración de éstos a las cadenas de valor ya establecidas.

Derivado de lo anterior, es necesario trabajar en el remplazo del pie de cría actual por vientres de excelente calidad genética que les permita incrementar la productividad en cada parto con un mayor número de lechones vivos, disminuir la mortalidad en la lactancia, incrementar la resistencia de éstos a enfermedades y la susceptibilidad de mejores razas a engordar, lo anterior debe vincularse con un control adecuado de alimentación, registro de indicadores y parámetros productivos.

La inocuidad en su proceso de producción se puede alcanzar con la modernización de sus instalaciones que incluyan sistemas para el control de temperatura y humedad, con el que se reduce la incidencia de enfermedades y los costos por concepto de medicinas, la capacitación permanente a su personal, el uso de sistemas computarizados y automatizados para el manejo de las instalaciones, el tratamiento de excretas, la utilización de alimentos cada vez más especializados y fáciles de metabolizar para favorecer la conversión alimenticia del cerdo, así como el acato a las indicaciones y exigencias que piden las instituciones certificadoras.

Es necesario que los porcicultores que cumplan con los estándares de calidad y trazabilidad requerida se integren a las cadenas de valor actuales para el sacrificio, corte, empaque y comercialización de su producto en el extranjero. Sin duda, se debe fortalecer la administración de riesgos por la volatilidad de precios mediante la participación en programas y esquemas de coberturas de precios.

La exportación de la carne de cerdo es una oportunidad que conlleva a una mejor retribución en los ingresos por el valor agregado que genera la certificación de las granjas, la calidad del producto y la presentación del mismo; es importante conocer oportunamente el mercado al que va dirigido el producto para adecuar el mismo a las exigencias comerciales que nos demandan.

*Margarita Lobato López, Yohaly Berlyn González Castro y Teresa García Ybarra son agente y promotoras de FIRA en La Piedad, Michoacán, respectivamente. mlobato@fira.gob.mx; ybgonzalez@fira.gob.mx y tgarcia@fira.gob.mx. La opinión aquí expresada es de las autoras y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.