De acuerdo con cifras preliminares del SIAP a diciembre del 2017, la Producción Nacional de carne de cerdo alcanzó 1 millón 439,933 toneladas anuales, cantidad 4.6% mayor al observado en el 2016, con un valor estimado de 56,893 millones de pesos.

Del total de la carne de cerdo en canal que se produce en México, 80% se concentra en siete estados, encabezando la lista Jalisco (306,000 Ton), seguido de Sonora (254,000 Ton) y Puebla (165,000 Ton); el estado de Michoacán se ubica en el séptimo lugar con 44,000 Ton.

Desde el punto de vista de infraestructura, México cuenta a nivel nacional con 1,143 centros de sacrificio pecuario, de los cuales 118 son rastros Tipo Inspección Federal (TIF) (49 porcinos), 145 rastros privados y 880 rastros municipales, entre los principales estados con mayor número de rastros pecuarios están Jalisco con 121 rastros, Michoacán con 110 y Veracruz con 53.

A diciembre del 2016, México registró una piara de más de 16.7 millones de cabezas, concentrándose 80% en 10 estados, el primer lugar lo ocupa Jalisco con 3.0 millones, el segundo lugar Puebla con 1.8 millones y Sonora con 1.7 millones; Michoacán ocupa el séptimo lugar con 0.8 millones de cabezas de cerdo.

El mercado de la carne de cerdo en su mayoría es nacional, se oferta desde carne caliente y subproductos de cerdo (mercados locales y regionales), hasta cortes con valor agregado y embutidos (tiendas de autoservicio e industria restaurantera); sin embargo, el mercado internacional demanda cortes específicos con alto valor comercial.

Según datos de Sagarpa, en el 2017 las plantas TIF autorizadas (siete de las 49 a nivel nacional) exportaron 16,310 toneladas de carne fresca y productos derivados de cerdo, como manteca, chicharrón, embutidos y alimentos preparados hacia Estados Unidos, una oportunidad más para el porcicultor mediano que cumple los requerimientos sanitarios que exige la exportación.

El 16 de enero del 2018 el Departamento de Agricultura de Estados Unidos publicó mediante su Federal Register que México está libre de fiebre porcina clásica, permitiendo con ello que las 49 plantas TIF de México puedan exportar carne de cerdo al mercado estadounidense.

En la siguiente publicación se abordarán los principales retos a los que se enfrenta el porcicultor mexicano para colocar su producto en el extranjero y las oportunidades que conlleva este proceso.


*Margarita Lobato López, Yohaly Berlyn González Castro y Teresa García Ybarra son agente, y promotoras de FIRA en La Piedad, Michoacán, respectivamente. mlobato@fira.gob.mx; ybgonzalez@fira.gob.mx y tgarcia@fira.gob.mx. La opinión aquí expresada es de las autoras y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.