La producción de la carne de cerdo crece a nivel mundial. Esto genera oportunidades  para todos los que participan en esta cadena. En la última década, el cárnico subió a una tasa promedio anual de 1.4% entre  2008 y  2017. Para el 2018, llegaría a 113.1 millones de toneladas, un  avance de 1.8 % a tasa anual

De acuerdo con información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), 79.9% de la producción mundial se concentra en China, la Unión Europea y EU. México ocupa el noveno lugar, con 1.5 millones de toneladas del total.

Con relación al consumo mundial de carne de cerdo, éste creció en los últimos 10 años. Se estima que para el 2018 suba 1.8% a tasa anual para ubicarse en 112.6 millones de toneladas. Entre los factores que lo han favorecido destacan: el precio accesible en comparación con su contraparte bovina y mayor confianza del consumidor. Nuevamente, China, la Unión Europea y Estados Unidos son los países que concentran el consumo de este producto, con 76.9 por ciento.

Destaca el caso de China, principal productor y consumidor mundial. Para el 2018, se prevé un incremento anual en su consumo de 2.1%, ubicándolo en 56.1 millones de toneladas. De acuerdo con estimaciones de USDA, en esta región, la ingesta de carne de cerdo está en aumento y se espera que en el corto plazo se mantenga como la principal fuente de proteína de origen animal en la dieta china.

Con relación a la producción en China, y no obstante que su mercado está entrando a una etapa de descenso, para el 2018 se prevé que crezca en 2.3% con respecto al 2017. Este aumento es alentado por los gobiernos centrales y locales, ya que China busca transformar la región de la canasta de granos en el noreste en una base nacional de producción de carne y productos lácteos.

Para la producción de Estados Unidos, se pronostica un aumento mayor al esperado. De acuerdo con información de USDA, para este país se estima un crecimiento anual en la producción de 4.0 por ciento. Lo anterior, derivado de una demanda constante y creciente de este producto, además de menores costos en los alimentos para el ganado porcino y amplia disponibilidad de granos forrajeros.

Para México, se espera que la producción aumente a tasa anual. Así, se pronostica que nuestro país se consolidará como noveno productor a nivel mundial con una participación de 1.3% del total global.

*José Cuevas Valdez es especialista de la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jcuevas@fira.gob.mx