En la primera parte de esta colaboración se abordó la situación productiva del campo y de la estructura de costos directos de producción, en esta segunda parte se destacarán las acciones prioritarias que se realizan en las diversas áreas de abastecimiento de los ingenios para el mejoramiento de los procesos de producción, entre los que destacan:

La alineación de residuos poscosecha con la finalidad de reincorporar al suelo parte de la materia orgánica; las resiembras que tienen el propósito de mantener una población adecuada de cepas para reponer las plantas que se destruyen por el paso de la maquinaria de cosecha; el control integral de las principales plagas con base en el monitoreo y con un enfoque sustentable para no depender solamente del control químico. En la parte de la nutrición, la fertilización se basa en el análisis de suelos, el cual es adoptado cada vez más por los productores; asimismo, con el fin de mejorar la nutrición, varias organizaciones han incursionado en el aprovechamiento de la cachaza, uno de los subproductos de fábrica para elaborar fertilizantes orgánicos enriquecidos con agentes biológicos que permiten un mejor aprovechamiento de los nutrientes.

Por el lado de la adopción de tecnologías, se puede mencionar la incorporación al riego en áreas de temporal o la tecnificación del riego en superficies que ya contaban con riego por gravedad, esto con la finalidad de hacer un uso más eficiente del agua y de la energía eléctrica en el proceso, aprovechando la disponibilidad de apoyos en estos conceptos que otorga el gobierno federal. Así mismo, en las superficies cañeras de ciertos ingenios se impulsa el mantenimiento de drenes naturales y el establecimiento de drenaje parcelario con beneficios similares a la adopción del riego.

Es importante mencionar que en los diferentes campos cañeros se continúa con el proceso de validación y adaptación de nuevas variedades de caña, a fin de contar con material genético disponible para afrontar posibles afectaciones por enfermedades, plagas e igualmente para inducir una mayor resistencia a factores climáticos adversos que impactan las zonas cañeras ante el cambio climático.

Por último, resulta importante destacar el papel del Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA), que ha liderado varias acciones y programas con la finalidad de mejorar la productividad de la caña de azúcar, entre los que destacan la promoción de un modelo de producción de alta rentabilidad y la implementación de las unidades compactas cañeras en alta rentabilidad para la transferencia tecnológica (Uccarett), con resultados favorables para los productores que las han adoptado. FIRA, por su parte, viene apoyando las iniciativas del sector para fortalecer la productividad de los ingenios y de la producción primaria con financiamiento y apoyos encaminados a la asesoría técnica, capacitación y transferencia de tecnología.

*José Salazar Cayetano López es promotor de la Agencia Veracruz de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]