Como lo expuse en la primera entrega de esta nota de análisis, una de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo más importantes de Jalisco es la Caja Popular San Pablo, la base de su éxito la constituyen su eficiente administración, liderazgo y la responsabilidad de sus directivos (sólido gobierno corporativo), la filosofía de servicio e interés por los demás, mediante la ayuda mutua, y compromiso social, que han generado beneficios y oportunidades a la comunidad en busca siempre de contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida de sus socios

Sus dos órganos directivos, el Consejo de Administración y el Consejo de Vigilancia, votados en asamblea general, formados por los mismos socios, con bases constitutivas propias, cimentadas en los principios del cooperativismo universal en apego siempre a la normatividad y la ley vigente que rige a las sociedades de ahorro y préstamo (LRASCAP).

Mención especial merece también la labor que realizan los 190 colaboradores cuyos valores más importantes son: honestidad, lealtad y actitud positiva.

Los aspectos descritos anteriormente han permitido a la socap históricamente contar con buenos indicadores financieros para ser pionera en diversos programas de apoyo en beneficio de sus socios.

Sus productos estrellas, también pilares importantes, los constituyen el ahorro y el crédito, cuyas tasas de interés activas y pasivas son muy competitivas tanto en ámbito regional como nacional, trayendo consigo beneficios como el servicio médico a bajo precio, despensas navideñas, útiles escolares, becas en efectivo para los hijos de los socios en apoyo a su superación personal, seguros de vida, gastos funerarios, educación financiera, cooperativismo, entre otros.

La socap ha venido operando desde el 2016 en forma creciente con recursos FIRA, integrante de la Banca de Desarrollo que coordina la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Incluso, se tiene contemplado a partir del 2018 ampliar la relación de negocio con su incorporación al Programa de Financiamiento a la Agricultura Familiar, así como el gran interés que tienen ambas instituciones de hacer llegar servicios financieros a pequeños productores agropecuarios y del sector rural que hoy en día carecen de ellos.

Entre las redes de valor financiadas por San Pablo destaca la producción de maíz, berries, trigo, ganado bovino de leche y carne así como el apoyo a proyectos productivos rurales.

Al describir en forma concisa la labor que la Caja Popular San Pablo realiza en favor de sus socios y comunidad, también se está describiendo en gran medida el sector que conforman las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, un gigante que poco a poco va tomando un papel protagónico para contribuir en remediar algunos males que hoy aquejan a nuestra sociedad mexicana.

A decir verdad, está en todos nosotros lograrlo.

*Melchor Negrete Duarte es Especialista de FIRA en la Subdirección Regional de Promoción en el Occidente, la opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]