La industria alimentaria enfrenta varios retos, entre ellos, de abastecer con alimentos a una población cada vez más grande. La adopción de tecnología apropiada y efectiva puede ser la respuesta para incrementar la productividad en este sector. Por lo tanto, la industria alimentaria necesita invertir en soluciones tecnológicas a largo plazo que permitan un mejor uso de los recursos y mano de obra existentes. Una de estas tecnologías podría ser la cadena de bloques, también llamada blockchain

Blockchain es un registro público en el que las transacciones entre usuarios que pertenecen a la misma red se almacenan de forma segura, verificable y permanente. Los datos relacionados con los intercambios se guardan dentro de bloques seguros, conectados jerárquicamente entre sí. Esto crea una cadena de bloques de datos que permite rastrear y verificar las transacciones realizadas en esta red.

La función principal de un blockchain es, por lo tanto, certificar transacciones entre personas. En el caso de la industria alimentaria, la cadena de bloques sirve para verificar el origen de los alimentos. Esto, ya que el blockchain puede certificar todos los intercambios ocurridos en la cadena de valor agroindustrial hasta la puesta en anaquel para el consumidor final.

Una de las mayores ventajas de blockchain es su alto grado de seguridad. De hecho, una vez que una transacción se certifica y se guarda dentro de uno de los bloques de cadena, ya no se puede modificar ni alterar. Cada bloque consta de un puntero que lo conecta al bloque anterior, una marca de tiempo que certifica la hora en la que el evento realmente tuvo lugar y los datos de la transacción.

En lo que respecta específicamente a la cadena de valor de los alimentos, se espera que la cadena de bloques ayude a brindar información a los consumidores acerca del origen y precios de los alimentos.

Además, la industria puede aprovechar el blockchain para reducir el desperdicio de alimentos, por ejemplo: la industria alimentaria puede explotar la capacidad de la cadena de datos para obtener la trazabilidad de los alimentos; en el caso de una contaminación de algún producto, esta tecnología puede ser empleada para identificar y rastrear la fuente de contaminación durante los retiros de productos.

En la mayoría de las cadenas de suministro de alimentos, podría tomar semanas identificar los lugares de todas las etapas de la cadena de valor de los alimentos. En una cadena de bloques, esta operación sólo lleva unos segundos.

Entonces, la cadena de bloques brinda información adicional y de confianza para los consumidores. También proporciona eficiencia para los productores e intermediarios porque ayuda a rastrear el origen de las materias primas, transferir la propiedad de forma digital y comunicarse con los actores de la segunda parte de la cadena de suministro al realizar pagos por eventos relacionados con el transporte o las condiciones de conservación.

En la siguiente columna, expondré algunos ejemplos del uso que ya se le ha dado a esta tecnología en la industria alimentaria.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jlara@fira.gob.mx