Mientras Donald Trump subía por última vez al Air Force One y daba un respiro a los estadounidenses y al mundo entero, en México el presidente Andrés Manuel López Obrador se encargaba de dejar en claro que él tomaba la batuta de muchos de los exabruptos que caracterizaban al hoy ex presidente republicano.

El lance de López Obrador en contra de directivos de la filial en México de Twitter Inc fue, además de un señalamiento falso, una manera de querer intimidar a una empresa propietaria de una red social con la que el líder de la 4T se ha enemistado ¡por defender a Donald Trump!

Así, mientras en Washington DC se hacía más que evidente el final del trumpismo y de esa pesadilla populista, acá nos quedaba claro que la distancia entre los gobiernos de los dos países será abismal.

Sin embargo, lo que son las cosas, las políticas que implementa Joe Biden desde este mismo inicio de su mandato, acabarán por beneficiar a México, a su economía y por lo tanto a la figura del presidente López Obrador.

Claro, no le van a pasar a la 4T todas las que les han hecho a los intereses estadounidenses, empezando por el sector energético donde no pasarán muchos días antes de que se note el desacuerdo de La Casa Blanca con el trato ilegal que le han dado a las empresas de su país.

En ese, el energético, y en otros tantos temas, en el gobierno de López Obrador van a extrañar ese estilo de Donald Trump, tal como lo hace el propio Presidente mexicano, de concentrar todo el poder y todas las negociaciones en torno a su primer círculo. Vamos, ya no estará Jared Kushner para mediar en las más importantes diferencias bilaterales.

El beneficio indirecto para México de un enfoque más serio del control de la pandemia, con una campaña de vacunación seria y verdaderamente masiva, implicará que más rápido puede salir adelante esa economía. Los mexicanos que viven allá saldrán beneficiados.

Todos esos miles de millones de dólares que esta nueva administración va a soltar en sus programas de apoyo a las familias y a las empresas van a implicar un aumento en el consumo de bienes de consumo de intermedios, va a implicar la reactivación de muchas cadenas productivas que se conectan con las empresas y las exportaciones de México.

Así, muchas personas y empresas en México encontrarán en esos planes de rescate y reactivación económica de Estados Unidos una oportunidad que no encontraron en México y que les permitirá al menos una reactivación económica.

La apreciación del peso frente al dólar de ayer, a niveles cercanos a 19.50 pesos por cada billete verde fue la respuesta del mercado ante la confianza de que las políticas que llegan de la mano con Biden ayudarán a la economía.

Ya veremos en adelante la reacción de los propios mercados ante esas diferencias inevitables entre ese afortunado regreso de la institucionalidad al poder en Estados Unidos y las formas que prevalecen en México.

ecampos@eleconomista.com.mx

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.

Lee más de este autor