Hoy se dará a conocer el último anuncio de política monetaria del 2019 y el mercado está dando por hecho que el Banxico reducirá la tasa de interés de referencia en 0.25% para ubicarla en 7.25 por ciento.

Aunque no se espera ninguna sorpresa en esta decisión de política monetaria, el mercado estará muy atento al tono del comunicado de prensa buscando pistas sobre el rumbo de la política monetaria para el 2020.

En este sentido, la expectativa es que el Banxico adopte un tono acomodaticio en el que abra la puerta para realizar entre tres y cuatro recortes adicionales de 0.25% cada uno durante la primera mitad del 2020, lo cual dejaría la tasa de interés de referencia cerca de 6% para el cierre del año.

La decisión de política monetaria de Hhoy se da en un contexto donde tres de las principales fuentes de incertidumbre han perdido fuerza.

Por un lado, la Fed dejó claro que después de tres recortes en la tasa de fondeo en la segunda mitad de este año, no tiene planeado ningún incremento en el 2020 y que inclusive podría realizar recortes adicionales en caso de que haya una desaceleración mayor a la esperada en la actividad económica en Estados Unidos.

El escenario base para la política monetaria en EU es uno de tasas estables para todo el 2020. La segunda fuente de incertidumbre es en el frente comercial donde el T-MEC sufrió algunos ajustes finales para lograr su aprobación definitiva en los órganos legislativos de Estados Unidos, Canadá y México.

Superados estos temas y con una economía mexicana que sigue en total estancamiento y con pocas perspectivas de recuperación en el corto plazo, es altamente probable que Banxico adopte un tono más acomodaticio que en las últimas decisiones.

Sin embargo, hay dos temas que podrían evitar un tono francamente acomodaticio: i) la permanente amenaza de una reducción en las calificaciones de riesgo crediticio a Pemex y a México; y ii) el fuerte incremento en el salario mínimo anunciado esta semana.

La tarea principal del Banxico es la estabilidad de precios y para esto es clave que haya estabilidad financiera y una política monetaria enfocada a evitar un deterioro en las expectativas de inflación.

El tema de la calificación de Pemex y de México es uno que podría generar una fuerte salida de flujos de inversión extranjera de portafolio. Aunque el precio de los bonos de Pemex ya refleja una alta probabilidad de downgrade, el tipo de cambio seguramente se vería afectado ante una decisión de este tipo.

Aunque el tipo de cambio se apreció, esto se debe en buena medida al atractivo diferencial de tasas que hay entre México y EU.

Dicho diferencial, que se ubica actualmente en 5.5% y que ha promediado 4.265% en los últimos 10 años, podría bajar a 4.25% hacia finales de la primera mitad del 2020.

Asimismo, el Banxico estará vigilante al impacto del fuerte incremento en el salario mínimo en la inflación. Aunque los incrementos salariales del 2019 tuvieron un impacto casi nulo en la inflación, esto se debe en buena medida al gran nivel de holgura que existe en nuestra economía.

Por vacaciones, esta columna se volverá a publicar el 7 de enero.

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de Estructura Partners

Sin Fronteras

Desde 2009, el Sr. López-Dóriga es Socio Director de Estructura Partners, una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones, así como en estructuración de operaciones de financiamiento vía deuda y capital.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorifica y el promedio más alto de su generación, y cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la beca British Council Chevening Scholarship Award.