Existe una antigua, pero bastante desconocida tecnología, que en los últimos dos años está adquiriendo fuerza y se está empezando a popularizar, se trata de la tecnología UWB o tecnología de banda ultra ancha. Fue a finales de 2019 cuando el concepto de UWB resurgió a raíz de la presentación del iPhone 11 Pro, el cual se convirtió en el primer smartphone en incorporar un chip con esta tecnología.

UWB es un protocolo que permite comunicaciones inalámbricas de corto alcance que, como el Bluetooth o el Wi-Fi, utiliza ondas de radio para permitir que los dispositivos se comuniquen entre sí. Pero se diferencia sustancialmente en que opera a una frecuencia muy alta. Como su propio nombre indica, también utiliza un amplio espectro de varios GHz.

Y técnicamente se le llama banda ultra-ancha o UWB al conjunto de frecuencias que emplean un ancho de banda superior a los 500 MHz, y hay conexiones que llegan incluso a emplear varios GHz de forma simultánea. En comparación, las conexiones Bluetooth 5.0 utilizan 40 canales de 2MHz cada uno, es decir, 80Mhz.

El resurgir de la tecnología UWB

El auge de los dispositivos conectados que nos rodean cada día está empujando a las empresas líderes del mercado a buscar soluciones más eficientes a nivel energético y potentes a la hora de transmitir datos. De ahí que se esté buscando revivir la banda ultra-ancha, que llevaba ya casi dos décadas guardada en un cajón y de nuevo parece ser relevante.

Para situarnos con ejemplos reales, mientras que con el Bluetooth podemos transmitir datos a unos 2Mbps (con Bluetooth 5.0), con la banda ultra-ancha podemos alcanzar velocidades de hasta 1,6Gbps a muy corta distancia, y de hasta 110Mbps a 10 metros de distancia. En condiciones de conectividad mínima, la UWB llega a transmitir hasta a 27Mbps, aproximadamente 14 veces más rápido que el Bluetooth.

El Bluetooth tiene un margen de error de aproximadamente un metro, mientras que la UWB se mueve en márgenes de error de unos 10 centímetros. También es unidireccional (Bluetooth 5.1 lo es ya también) y puede calcular la dirección con una precisión de 3 grados. Todo esto hace que sea ideal para dispositivos de localización en interiores, como por ejemplo las 'tags' que podemos colocar a llaveros y otros objetos.

Beneficios y desventajas

UWB es el primer paso para que el teléfono inteligente reemplace las llaves de la casa y carro con total seguridad también podrá ayudar a encontrar cosas con mayor precisión con la tecnología AR (realidad aumentada) y, en el futuro, podrá desbloquear un hogar como una clave digital.

Entre sus beneficios destacan:

  • Bajo consumo de energía: es un sistema de bajo consumo, lo cual es un factor clave para los dispositivos móviles en términos de duración de la batería y usabilidad práctica.
  • Sin interferencia de señal: utiliza una frecuencia de 3,1 a 10,6 GHz, por lo que existe una probabilidad muy limitada de que haya cualquier interferencia de señal, al contrario de lo que suele ocurrir con el Bluetooth y el Wifi.
  • Alta precisión: En lugar de depender de la intensidad de la señal, utiliza técnicas ToF (Tiempo de vuelo), TWR (Rango bidireccional), TDoA (Diferencia en Tiempo de llegada), AoA (Ángulo de llegada), etc. para determinar la distancia que hay con otro dispositivo.
  • Ultrarrápido: Bluetooth tarda al menos dos segundos en detectar la ubicación, UWB es mil veces más rápido, lo que significa que no hay retrasos y la experiencia del usuario es prácticamente perfecta.

Posibles usos

Con su gran precisión, transmisión rápida y alta confiabilidad, la tecnología UWB está preparada para ayudar a las empresas a localizar personas y objetos en movimiento en todo tipo de entornos y procesos.

  • Pagos contactless: Es más seguro que la tecnología NFC y el usuario puede dejar su smartphone en el bolsillo sin necesidad de tener que sacarlo para pagar.
  • Radares médicos: se puede usar para monitorear la respiración y los latidos del corazón de una persona a distancia leyendo las señales UWB reflejadas.
  • Acceso seguro a un edificio: se pueden abrir automáticamente las puertas a un área segura dentro de un edificio en el momento que el usuario se acerca a ellas.
  • Su uso frente al COVID-19: se utiliza en aplicaciones de distanciamiento social, que están diseñadas para garantizar que las personas mantengan una distancia segura entre ellos. Por ejemplo, en una empresa un empleado puede llevar un wearable con tecnología UWB y este le puede alertar, en tiempo real, cuando se acerque demasiado a alguien. Esta solución puede reducir la propagación del virus en una empresa, así como mejorar la seguridad de los empleados.

Actualmente los expertos hablan de nuevo de esta tecnología olvidada, y en la actualidad se considera que jugará un papel muy importante en el ámbito de las smart home, la Realidad Virtual y Aumentada, la seguridad y la geolocalización. De hecho, se estima que el mercado global de UWB crezca de 1.1 mil millones de dólares en 2021 a 2.7 mil millones para 2025.

Se puede utilizar potencialmente en casi todo, desde impresoras inalámbricas hasta pagos contactless, y desde el sector de la automoción hasta el de salud, smart home, logística, retail o deportes. Todo esto depende de encontrar esa aplicación o función que haga que valga la pena.

*El autor es presidente de la Fundación Reinventando a México.

Javier López Casarín

Presidente Honorario del Consejo Técnico del Conocimiento y la Innovación de la AMEXCID de la Secretaría de Relaciones Exteriores

Columna invitada

Empresario estratega, innovador y agente de cambio comprometido con su país y la reinvención a través de sus proyectos. Cuenta con una larga trayectoria en el mundo empresarial en los sectores financiero, telecomunicaciones y tecnología así como en el campo de la promoción social, lo que le ha permitido desarrollar metodologías de identificación, análisis y solución efectiva de los retos actuales.

Lee más de este autor