En particular, durante el 2015 las exportaciones de China se contrajeron 2.8% a tasa anual; las de Canadá, lo hicieron en 13.7% anual; las de Estados Unidos, 7.1%; en Japón, 9.4%, y las exportaciones de Brasil disminuyeron 15.1% durante el citado periodo. Asimismo, el valor de las exportaciones de mercancías mexicanas se contrajo en 4.1% anual, para ubicarse en 380,800 millones de dólares.

En este contexto, destaca el crecimiento de las exportaciones agroalimentarias de nuestro país, ya que en el 2015 crecieron 4%, es decir, crecieron 1.5 puntos porcentuales más que lo que creció la economía nacional durante el año.

Cabe recordar que las exportaciones agroalimentarias se componen por exportaciones agropecuarias, que incluyen productos pesqueros, y por exportaciones agroindustriales, que incluyen bebidas y tabaco.

Así, el valor de las exportaciones mexicanas de productos agroalimentarios alcanzó unos 26,600 de millones de dólares. De forma que las exportaciones agroalimentarias en el 2015 fueron la tercera fuente de ingresos del país, sólo superadas por los ingresos de exportaciones automotrices y de electrónicos.

En otras palabras, las divisas generadas por las exportaciones agroalimentarias superan los ingresos provenientes de importantes categorías como: remesas familiares, petróleo y turismo.

En cuanto a su composición, 48% de las exportaciones agroalimentarias corresponde a productos agropecuarios y el restante 53% son exportaciones de productos agroindustriales.

En cuanto a la dinámica de crecimiento, las exportaciones agropecuarias crecieron a una tasa anual de 5.6% a lo largo del 2015; mientras que las exportaciones agroindustriales lo hicieron a una tasa de 2.5 por ciento.

Por el lado de las importaciones de productos agroalimentarios, éstas fueron de 25,800 millones de dólares en el 2015, es decir, una disminución anual de 8.6 por ciento.

La mayor contracción se dio en las importaciones agropecuarias, que disminuyeron 9.2% para ubicarse en 11,200 millones de dólares.

Derivado de lo anterior, el saldo de la balanza agropecuaria, en el 2015, fue superavitario por primera vez desde 1997 y ascendió a 1,617.4 millones de dólares. Por su parte, el saldo de la balanza comercial agroalimentaria registró un superávit de 848.2 millones de dólares, lo que significa el primer balance positivo desde 1995.

Cabe resaltar que el componente agroindustrial de la balanza agroalimentaria no ha reportado saldo positivo desde 1993, fecha en que comienzan los registros de las bases de datos actuales.

En la segunda parte de esta nota se analizará la balanza comercial agropecuaria por componentes y se citarán algunos factores que influyeron para que se reportara saldo superavitario por primera vez en casi veinte años.

*David Magaña Lemus es subdirector de Investigación Económica en FIRA.

[email protected]