La pobreza es y será un tema de relevancia en los diferentes campos de las ciencias sociales, esto por las diferentes implicaciones económicas, sociales y demográficas que conlleva este fenómeno. Actualmente, México cuenta con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el cual es un órgano descentralizado de la Administración Pública Federal, estatus que le permite generar información objetiva acerca de la política social y de la medición de la pobreza en México

El pasado mes de julio del 2015, el Coneval publicó las estimaciones de pobreza 2014 a nivel nacional y por entidad federativa. Estas estimaciones tienen como insumo principal la ENIGH y el Módulo de Condiciones Socioeconómicas publicados por el Inegi.

Con esta información el Coneval mide la pobreza desde una perspectiva multidimensional y, de acuerdo a ciertos criterios, una persona en México puede considerarse pobre moderado o pobre extremo. Así, los criterios que definen a una persona en estado de pobreza moderada son que ésta tenga un ingreso mensual inferior a la línea de bienestar económico (2,542 pesos para el sector urbano y 1,614 pesos para el sector rural) y al menos una carencia social (educación, salud, seguridad social, vivienda, servicios básicos y alimentación). Por otra parte, los criterios que definen a una persona en estado de pobreza extrema son si ésta tiene un ingreso mensual inferior a la línea de bienestar mínima (1,242 pesos para el sector urbano y 868 pesos para el sector rural) y al menos tres carencias sociales.

Así que, si se caracteriza a la población mexicana con base en el ingreso y el número de carencias sociales que tiene, se sabe que 9.5% de la población mexicana se encuentra en pobreza extrema, 36.6% en pobreza moderada, 26.3% en vulnerabilidad por carencia social, 7.1% son vulnerables por ingreso y 20.5% es la población considerada como no pobre y no vulnerable.

De los aspectos positivos en materia de combate a la pobreza, resalta que al comparar al 2014 con el 2012, el número de carencias promedio de la población en pobreza moderada y extrema disminuyó, ya que pasó de 3.7 a 3.6 y de 2.4 a 2.3, respectivamente.

Otro aspecto a enfatizar es que el ingreso corriente de los hogares ubicados en el primer decil (segmento de menores ingresos) creció 2.1% en los últimos dos años. Finalmente, lo anterior se refleja en la disminución de tres décimas de puntos porcentuales de la pobreza extrema, pasando de 9.8% en el 2012 a 9.5% en el 2014.

Por el contrario, para el mismo periodo de tiempo antes mencionado, el número de personas en estado de pobreza moderada se incrementó en dos millones.

El día de mañana en este mismo espacio se presentarán cifras de la situación actual de pobreza por grupos de población y entidad federativa, así como algunas recomendaciones de política pública que contribuyan a la reducción de este fenómeno social.

*Fredy Yair Montes Rivera es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]