Hoy comentaremos cómo los programas que FIRA ofrece a los sectores productivos de Sinaloa son una alternativa de solución para enfrentar los problemas de rentabilidad en granos básicos y desplazamiento ordenado de las cosechas, para evitar el impacto negativo en los precios.

Antes que nada habría que acotar que los fenómenos meteorológicos, que provocaron inundaciones y daños al sector agropecuario en Sinaloa y que ocurrieron en los meses de septiembre y octubre del presente año, representan un nuevo reto que los sinaloenses van a superar como lo hicieron en el año 2011 con las fuertes heladas que siniestraron totalmente las siembras del ciclo otoño-invierno; para apoyar la reactivación de la actividad productiva en los municipios afectados, FIRA dispuso un apoyo en tasa de interés de 1% para los proyectos con créditos refaccionarios.

Ahora, por lo que se refiere a otros mecanismos para apoyar el ordenamiento de las cosechas y la mitigación de riesgos, en el transcurso del 2018, FIRA apoyó a los productores con 75% del costo de sus coberturas de precio, ello, a fin de proteger 822,000 toneladas de maíz y trigo en favor de 13 empresas que realizaron agricultura por contrato y en representación de más de 3,000 pequeños y medianos productores, pactando un precio superior a 200 dólares en el caso de maíz, que al tipo de cambio al momento de la liquidación de las cosechas en los meses de junio y julio, generó un precio pagado al productor entre $3,800 y $4,150 por tonelada vendida, lo que representó un ingreso superior al ingreso objetivo oficial vigente hasta el mes de mayo del 2018 de $3,300 por tonelada.

Este instrumento de administración de riesgo, además de dar certeza a la comercialización de la cosecha, asegura a los productores un ingreso suficiente para cubrir sus compromisos financieros y les otorga un margen de utilidad aceptable.

La participación de FIRA como ventanilla de Aserca para la atención de solicitudes de apoyo para la compra de coberturas de precio fortalece, además, la colocación de créditos prendarios y reportos para la comercialización de la cosecha de granos en los meses de mayo a julio de cada año y al cierre del 2017, así como provocó un flujo de recursos por $7,160 millones en este tipo de créditos, lo que permitió la venta ordenada del producto tanto en mercado nacional como en el de exportación.

Por otra parte, FIRA, en coordinación con Aserca, el gobierno del estado de Sinaloa, organizaciones de productores y empresarios del estado implementaron un programa especial de comercialización del frijol, gracias al cual se logró pagar a los productores su cosecha a un precio integrado de $16,250 por tonelada y reducir la caída del precio en el mercado. A la fecha, el grano almacenado está liberándose de manera ordenada al mercado con precios superiores a $18,000 la tonelada.

Finalmente, otra estrategia más para enfrentar los problemas de rentabilidad en granos básicos está en el impulso a la reconversión productiva de granos por otros cultivos de alto valor como el mango, limón, arándano y espárrago, entre otros, que sin duda generarán una importante derrama económica y empleos en la zona rural.

*Efraín Reyes Rodríguez y Armando Carrillo son residente y especialista estatal, respectivamente, de FIRA en Sinaloa. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]