La demanda de recursos para el 2015 en el componente de Tecnificación del Riego de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) es de aproximadamente 3,800 millones de pesos, 80% más del monto programado; por ejemplo, Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) como instancia ejecutora de Sagarpa en el citado componente, recibió al cierre de la ventanilla más de 800 solicitudes por un monto de apoyo de 460 millones de pesos, cifra que supera en más de 200 millones de pesos el monto asignado.

Como se ha hecho en años anteriores, actualmente FIRA, en colaboración con la Universidad Autónoma de Chapingo, está en el proceso de revisión y dictamen de las solicitudes en la parte técnica, asegurando que los proyectos cumplan con lo estipulado en las distintas normas mexicanas para proyectos de sistemas de riego presurizado, así como con la elegibilidad señalada en las Reglas de Operación de Sagarpa.

En cuanto al proceso de crédito que de igual forma deben concretar los solicitantes y cuyo dictamen mencionado sea positivo, FIRA, de manera conjunta con los bancos e intermediarios financieros no bancarios, despachos de asesoría, proveedores de los sistemas de riego y los propios beneficiarios, está trabajando para lograr la autorización, contratación y operación de los créditos que permitan la ejecución de los proyectos y complementarlo con los apoyos de Sagarpa, de forma que se aproveche el ciclo de los cultivos, por ejemplo, en el noroeste de México el período previo al inicio del ciclo otoño-invierno 2015-2016; coadyuvando así a la generación de una inversión total de más de 600 millones de pesos para tecnificar alrededor de 17,000 hectáreas, por ello la importancia de tener una colaboración estrecha con las 100 oficinas de representación de FIRA en el país.

El financiamiento que impulsa la tecnificación del riego de las 17,000 hectáreas contribuirá a mejorar el uso eficiente del agua, siendo factible liberar o ahorrar 37 millones de metros cúbicos de agua para otros usos como el urbano, volumen de agua suficiente para abastecer anualmente a una población de más de 330,000 habitantes, o bien emplearla en el sector industrial. En la agricultura también se puede emplear para cultivar la superficie que se ha dejado de sembrar por falta del vital líquido, lo que permitiría generar una derrama económica de más de 120 millones de pesos anuales, creación de empleos, producción de más de 35,000 toneladas de granos, entre otros beneficios, por el hecho de cultivar aproximadamente 5,000 hectáreas.

Si queremos agua para nuestro futuro, quienes estamos en el sector agroalimentario, que es el mayor consumidor de agua, debemos seguir impulsando acciones para generar proyectos que mejoren su uso eficiente para impactar directamente a favor de la economía de las zonas de riego en México.

*Artemio Vázquez Aguilar es especialista de la Subdirección Regional de Promoción de Negocios de FIRA en el Noroeste. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]