En la columna anterior, presenté un panorama global de la producción de maíz y la perspectiva de la demanda de maíz para los próximos años y también mencioné de forma general algunas estrategias de FIRA orientadas a mejorar la productividad en maíz

El día de hoy presento con mayor detalle algunas de estas acciones.

FIRA diseña e impulsa a nivel nacional productos dirigidos a elevar la productividad en maíz; entre los cuales están el programa nacional de tecnificación del riego, el esquema de desarrollo de proveedores y el programa de fomento a la agricultura sostenible, ambos en el estado de Sinaloa; así como el modelo de producción sostenible de granos del Centro de Desarrollo Tecnológico (CDT) Villadiego.

Lo anterior contribuye a mejorar las condiciones productivas y económicas de los productores de maíz que participan en estas estrategias.

El programa de tecnificación de riego, que FIRA opera con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), apoya proyectos de inversión que contribuyan a optimizar el uso del agua en la agricultura, lo que permite reducir costos de producción y aumentar rendimientos.

Entre el 2014 y el 2015, este programa contribuyó en la tecnificación de 9,220 hectáreas de maíz para grano en México. Por su parte, el esquema de desarrollo de proveedores que opera FIRA, en Sinaloa, genera oportunidades de mejora para los productores de maíz al otorgarles acceso al crédito, principalmente, para la compra de agroinsumos. Además, estos productores cuentan con asistencia técnica, incentivos por calidad del grano y una demanda estable por su producto.

Asimismo, el modelo de producción sostenible de granos del CDT Villadiego de FIRA promueve la adopción de tecnologías sostenibles que incrementan rendimientos y disminuyen costos de producción.

En el 2015, el CDT Villadiego registró en sus parcelas un rendimiento de 15.9 toneladas por hectárea en maíz; es decir, arriba de la media nacional (3.5 ton/ha, promedio nacional para el ciclo 2015-2016).

Por último, el programa de fomento a la agricultura sostenible, que opera FIRA en Sinaloa, ha logrado que los productores beneficiarios disminuyan sus costos de producción por hectárea hasta en 4,400 pesos, principalmente por menor uso de fertilizantes y maquinaria, así como por la tecnificación del riego.

Para los próximos años, se espera que el consumo global de maíz incremente. Esto, principalmente, por una mayor demanda tanto de consumo humano como animal.

Por esto, el aumento en la productividad de maíz es fundamental para abastecer la demanda creciente en este cereal.

En este sentido, el papel del conjunto de fideicomisos que forman parte de la Banca de Desarrollo de la SHCP es muy importante, ya que contribuye en la mejora de la productividad de maíz en México, con la implementación de diversas acciones y estrategias en las distintas partes del país.

*Claudia Graciela Cervantes Rodríguez es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA.

[email protected]