El yuan se depreció el martes y el yen —considerado una moneda de refugio— avanzó mientras la propagación de un virus en China provocaba un súbito brote de aversión al riesgo y agitaba los mercados mundiales.

La cifra de muertos por el brote de un nuevo coronavirus surgido en China se elevó a seis, después de que las autoridades reportaron un fuerte aumento de casos en momentos en que cientos de millones de personas viajan dentro de Asia para las celebraciones por el Año Nuevo Lunar.

Las acciones mundiales cayeron, mientras el brote traía de vuelta el recuerdo del síndrome respiratorio agudo y severo (SARS, por sus siglas en inglés), otro coronavirus que surgió en China en 2002-2003 y acabó con la vida de casi 800 personas en una pandemia global.

“El yen y el franco suizo están más fuertes y la aversión al riesgo está afectando a todo”, mencionó Kit Juckes, analista de Société Générale. “Sería muy sorprendente si cambiara la tendencia en lo relativo al rumbo que toman las cosas a partir de ahora, pero estamos en los primeros días”.

El yuan offshore bajó casi 0.6%, a 6.9073 unidades por dólar, alejándose de los máximos de seis meses tocados el lunes.

Las divisas relacionadas con el comercio chino y el turismo, también cayeron. El dólar australiano tocó su cota más baja en más de un mes y su par neozelandés llegó a perder 0.3% antes de recuperarse.

En contraste, el yen ganó 0.35%, a 109.79 unidades por dólar, mientras los inversores optaban por activos seguros como la moneda japonesa y los bonos del Tesoro estadounidense.