La moneda japonesa se apreció el viernes contra las principales monedas, en medio de preocupaciones por la próxima elección en Francia y la falta de acción en materia de cambios fiscales en Estados Unidos que despertaron la demanda de la moneda japonesa como refugio seguro.

Caídas en los mercados bursátiles globales y un fin de semana largo en Estados Unidos alimentaban aún más la demanda de yenes, bonos soberanos y otros activos menos riesgosos.

En las últimas operaciones del viernes, el yen subió 0.3% contra el dólar, a 112.87 yenes por unidad, y ganó 0.9% contra el euro, a 119.78 yenes.

Reportes señalaron que los dos principales candidatos presidenciales de izquierda en Francia sostienen negociaciones sobre una posible cooperación, que podría llevar a uno de ellos a pelear la segunda vuelta.

Esta posible alianza mejoraría la posibilidad de la ultraderechista anti-Unión Europea y anti-euro Marine Le Pen de ganar la Presidencia.

Mala noticia para el euro

Golpeado por esta noticia, el euro cayó 0.6%, a 1.0612 dólares por unidad, manteniéndose por encima de un mínimo en cinco semanas que tocó el miércoles, a 1.0520.

La debilidad del euro ayudó a estabilizar al dólar luego de que los inversionistas recortaron apuestas alcistas a la moneda estadounidense.

Tras el testimonio de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, ante el Congreso, los inversionistas ven menos perspectivas de que la Fed eleve las tasas de interés en su reunión de política monetaria de marzo.

El índice dólar subió 0.44%, a 100.89 unidades, tras bajar 0.7% el jueves en la que fue la mayor caída diaria en más de dos semanas.