El propietario de WeWork, The We Company, pospuso su Oferta Pública Inicial (OPI), alejándose de los preparativos para lanzarlo este mes después de una respuesta mediocre de los inversionistas a sus planes.

La startup estadounidense de oficinas compartidas se alistaba para lanzar una gira de inversionistas para su OPI esta semana antes de tomar la decisión de último minuto de retirarse, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

La compañía ha estado bajo presión para proceder con la flotación del mercado de valores para asegurar el financiamiento de sus operaciones.

En el periodo previo al lanzamiento de su OPI, We Company ha enfrentado preocupaciones sobre sus estándares de gobierno corporativo, así como la sostenibilidad de su modelo de negocio, que se basa en una combinación de pasivos a largo plazo e ingresos a corto plazo, y cómo tal modelo resistiría una recesión económica.

Reuters informó la semana pasada que We Company podría buscar una valoración en su OPI de entre 10,000 millones y 12,000 millones de dólares, un descuento dramático a la valoración de 47,000 millones que logró en enero.

Podría ser antes de fin de año

“The We Company espera con ansias nuestra próxima salida a Bolsa, que esperamos se complete antes de fin de año. Queremos agradecer a todos nuestros empleados, miembros y socios por su compromiso continuo”, indicó la compañía en un breve comunicado.

Si We Company hubiera seguido adelante con la OPI con una valoración tan baja, habría representado un punto de inflexión importante en el crecimiento durante la última década de la industria del capital de riesgo, lo que ha llevado al surgimiento de nuevas empresas como Uber Technologies, Snap y Airbnb.

Habría significado que We Company estaría valorada en menos de los 12,800 millones de dólares en capital que ha recaudado desde su fundación en el 2010, según el proveedor de datos Crunchbase.

Y habría sido un duro golpe para su mayor patrocinador, el SoftBank Group Corp, en un momento en que está tratando de acumular 108,000 millones de dólares de los inversionistas para su segundo Vision Fund.

SoftBank estaba discutiendo el apoyo a la OPI mediante la adquisición de acciones por valor de entre 750 millones y 1,000 millones de dólares, expresaron las fuentes. Sin embargo, We Company decidió el lunes que, incluso con el apoyo de SoftBank, la OPI habría recaudado un poco más de 2,000 millones de dólares, por debajo de su objetivo de al menos 3,000 millones.

Este objetivo está vinculado a una línea de crédito de 6,000 millones de dólares que We Company obtuvo de los bancos el mes pasado, que exige una OPI a fin de año y recaudar al menos 3,000 millones de dólares, dijo una de las fuentes.

Si la compañía con sede en Nueva York no lograra cumplir este objetivo para fin de año, necesitaría asegurar un financiamiento alternativo.