Los mercados emergentes de todo el mundo sentirán el impacto de la estrategia que seguirá China con la constructora Evergrande para resolver su situación financiera, coincidieron analistas de la consultoría Rankia, Goldman Sachs y Banco Base

La volatilidad financiera y el tipo de cambio, serán los sensores en México, advirtió el economista en jefe de Rankia Latinoamérica, Humberto Calzada Díaz.

El impago de Evergrande puede desatar la volatilidad, pero resulta un escenario poco probable dado el proteccionismo con que suele actuar el gobierno chino, resaltó en entrevista.

“El mercado de bonos chino podría verse afectado y llevar a una pérdida de confianza que se generalizaría entre emergentes y el sector inmobiliario en general”, destacaron aparte analistas de Goldman Sachs en un reporte.

Mientras la Directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, Gabriela Siller, destacó que un primer impacto hacia los mercados occidentales por la situación de la empresa inmobiliaria china, se ha sentido en los principales tenedores de deuda.

Se trata de BlackRock que perdió 4.78% en la semana pasada, cuando la empresa contrató asesores financieros para evaluar su situación. UBS también registró pérdidas por 0.54%, HSBC que también perdió 0.46% del valor de sus acciones y Royal Bank of Canada, que perdió 1.35 por ciento.

Es verdad que la institución financiera tiene pasivos que representan la mitad de los que tuvo en su momento el banco de inversión Lehman Brothers, cuando quebró en septiembre de 2009, reconoció el experto de Rankia. Pero al leer su situación en el contexto económico y financiero de China, el impacto de un hipotético impago puede ser mayor en el sector financiero y de la construcción de aquel país.

El sector de la construcción en China aporta el 25% de su PIB y Evergrande tiene un impacto sistémico al concentrar el 10% del segmento inmobiliario, destacó Calzada Díaz. 

Demasiado Grande para quebrar

Información del Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano rural de China muestra que Evergrande tiene unos 1,300 proyectos inmobiliarios en más de 280 ciudades, lo que indica que al detonarse un episodio de impago, motivará un efecto dominó que alterará al sector completo.

De acuerdo con una nota dirigida por Evergrande al gobierno chino, enviada a fines del año pasado, los pasivos de la institución impactan a unos 128 bancos y más de 120 instituciones no financieras.

El experto de Rankia descarta que la situación financiera del gigante hipotecario de China sea un cisne negro. Las alertas estaban prendidas desde hace años, cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió del riesgo creciente que representaba el sector inmobiliario para China y los llamados “bancos a la sombra”.

En su radiografía semestral del sistema financiero mundial, el reporte Global Financial Stability Report, explicaban que tras la regulación que se había generado en el planeta tras la crisis financiera de 2009, surgieron entidades no bancarias facilitadoras de financiamiento. No supervisadas; no reguladas, y cuyas carteras de crédito crecieron apalancándose en emisiones de mercado. Finanzas estructuradas, como las que explotaron en 2006 al estallar la crisis subprime. “Deuda financiada con deuda”, destacaron en el reporte de abril de 2018. Ese parece ser el caso que aqueja a Evergrande.