La octava entidad financiera española debutará en breve en el mercado, según acordó el consejo de Unicaja reunido este viernes. Los accionistas aprobarán la operación en una junta convocada para el 26 de abril en Málaga.

La entidad incluye la operación en el punto sexto del orden del día de la junta anual que aprobará las cuentas del año pasado. El banco someterá a acuerdo una oferta de suscripción de acciones de nueva emisión y un posterior aumento de capital de 625 millones de euros dirigido exclusivamente a inversionistas institucionales nacionales e internacionales.

Unicaja tenía margen para hacer esta operación y reducir así la participación de control de la fundación bancaria, pero pretende aprovechar el buen momento bursátil (la Bolsa ha subido 10.4% en el año) y, de hecho, está a punto de debutar en Bolsa el fabricante de componentes para el automóvil Gestamp, que protagonizará el 7 de abril la mayor colocación del año en Europa. También lo hará en breve la promotora Neinor.

La salida a Bolsa se comenzó a preparar en el 2015 con el objetivo de cumplir el pacto alcanzado con Bruselas tras el respaldo financiero que Unicaja Banco recibió tras absorber Banco Ceiss, la antigua Caja España Duero. El plazo para su debut en el parqué tenía la fecha límite del 1 de enero del 2017.

Aplazamientos

Sin embargo, varios han sido los aplazamientos para su salida a Bolsa con dos argumentos fundamentales, las adversas condiciones del mercado por la concentración del sector financiero español y la incertidumbre política vivida durante casi un año por la ausencia de Gobierno.

Contaba para ello con el respaldo de Rothschild, banco asesor del consejo, y de las entidades financieras contratadas para la colocación de las acciones (Morgan Stanley, BBVA, UBS, Citi y Credit Suisse).

El último hito al respecto fue el visto bueno que Unicaja logró arrancar a las autoridades comunitarias para alargar el plazo previsto más allá del presente mes de marzo. La entidad que preside Manuel Azuaga anunció a finales de enero a la Comisión Nacional del Mercado de Valore que había obtenido la autorización de las autoridades competentes, nacionales y comunitarias, para la extensión del plazo previsto de solicitud de admisión a cotización de sus acciones . La fecha prevista era entonces confidencial. A cambio de este nuevo aplazamiento, eso sí, la entidad se comprometía a realizar pagos anticipados de las ayudas recibidas, además de otras medidas de ajuste, entre ellas, reducción del número de oficinas y recortes de plantilla.

Según sus últimos resultados, Unicaja Banco obtuvo en el 2016 un beneficio neto atribuido de 142 millones de euros, 23.9% menos que en el ejercicio anterior.